miércoles, 29 de mayo de 2013

LA VIDA ES COSA BUENA

Imagen del film: Amélie (2001) de Jean-Pierre Jeunet. Lema: "Elle va changer ta vie"

Bella es la vida con sus dones y quejas,
bella en el alba, bella entre estrellas.

Los diseños celestes mejorando suplicios,
los caminos de tierra tal vez mas doloridos,
y en el arte de vida se contempla esa magia
que a pesar del dolor, ella siempre nos canta.

Es difícil pisar con aplomo y con fuerza
en las horas de punta, cuando el solo gobierna.
Es un solo esta “una” que anda torpe por tierra.

Los caminos por miles, los finales sin treguas,
las andanzas se acoplan al quebranto y comienzan...

Tintineos musicales, carruajes festivos,
soledades bailando entre cielo y castigo.
No, no es murmullo callado este dolor hundido,
atrapado, humillado, vencido,
es un clamor sin queja que acepta su designio.

Morirán los albores que nacieron ayer,
callarán esas voces que gritaron a oscuras,
llorarán esos niños que jamás se crecieron,
volarán y de nuevo albatros sobre el mar...

¿Qué me pasa, qué siento? ¿Cómo puedo vivir
con un dolor tan ciego que no ve el porvenir?
Quiero entender mi parte, matarme este sentir.

Me dibujo en colores, me describo entre hojas,
me volteo por los suelos, me columpio entre sombras,
y me quedo callada con el alma en la boca,
con el aire asfixiado y la vida, algo rota.

Caigo y muero despacio y renazco en mis manos,
mis manos que son niñas y no saben fingir,
ni sostener acaso este trozo de ocaso, este dolor de mí.

Mas con todo y más, la vida es cosa buena;
me amparo en su vivir, su lucha y su proclama,
su fuerza, su quimera, su ansia y su condena.

Poema del libro (inédito) "Paisajes desde una cornisa" por: Clarisa Tomás.
Libro que tengo en mi cesto de los "esperando". Esperando llenar algún hueco con sus palabras o simplemente ser un rato de lectura agradable. Gracias.

lunes, 20 de mayo de 2013

ESPERANZA

Imagen del film: "El color púrpura" (1985) de Steven Spielberg.
Poema publicado en el libro: El aliado de Amara, por Clarisa Tomás.

Silba el viento en la llanura,
roza su brisa mi espalda,
voy caminando descalza,
casi caigo,
y de nuevo voy calzada.
Zapatos para mis pies,
que ya le han salido llagas.
Y en la quietud del silencio,
un lamento,
era el viento que pasaba.
Pero yo no tengo casa,
derruidas ilusiones
van cayendo...
Ya no hay nada.
Y en el caer de la tarde,
vi mi casa levantada,
con su puerta, su ventana,
su tejado y su esperanza.

Poema publicado en el libro "El aliado de Amara", pag. 53. Por Clarisa Tomás.