miércoles, 10 de septiembre de 2014

COMO A UNA HOJA...


A la memoria de Amrita y Manjit.
"Sí, puedo amar una piedra, Govinda,
así como un árbol y hasta un pedazo de corteza.
Son cosas, y las cosas pueden ser amadas".
Hermann Hesse. Siddhartha.

Como a una cierva
te apresaron las fieras,
fuiste colgada
como un perro del árbol.

Qué pena la inocencia
que cuelga de una rama,
qué tristeza la del ave
que le cortan sus alas.

Como a res indefensa
te clavaron a un clavo,
con tijeras sedientas
te cortaron las manos.

Qué pena de la vida
cuando no vale nada;
qué tristeza la del perro
que cuelga de una rama.

Ya no hay dolor en las calles del mundo,
hoy se ha fundido con la fragua del río.
Como a una espiga te sangraron el trigo.
Ya no hay dolor en la cresta del viento,
vaga tu nombre en busca de sosiego,
le abro mi pecho, se funde con el mío.

Como a una estrella que dejaron a oscuras,
te rompen toda bajo la espesa bruma;
como a una luna que dejaron sin brillo,
sangran las olas a golpe de martillo.

Ya no hay dolor en el mar de la vida,
ahora es un mármol de sales congeladas.

Nada nos queda,
nada nos salva;
nada nos vela,
nada nos guía.

Como a una rosa
deshojaron tu vientre,
hoja por hoja,
bocado a muerte.

Te rompieron la boca y la mirada,
te dejaron colgando de tristes ramas.

Ya no hay dolor
en esta tierra estéril;
ya no hay palabra
que pueda sostenerte.
Como a una hoja
desprendida en el aire...

Del libro: "Entre dos tierras". Edit. Punto Rojo, nov. 2015.  Por: Clarisa Tomás.

16 comentarios:

  1. Mucho dolor desprendes de tus ramas sedientas

    ResponderEliminar
  2. Tengo un nudo en la garganta. Que realidad hay en tus palabras. Que descanses!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Paqui. Gracias por leer y tus palabras. Un abrazo!

      Eliminar
  3. Transmites mucho dolor en estos versos...intento pensar que aunque bellos, sólo puedan ser eso...versos, pero no puedo...porque hay lugares donde se vive esa crueldad.
    Un abrazo grandísimo Clarisa...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Maite; sí, a veces la poesía sólo dibuja realidades...
      Un abrazo grande, siempre lo mejor.

      Eliminar
  4. dios...como echaba de menos tu prosa mi querida Clarisa decirte que me ha conmovido seria poco, tu poema me ha echo reflexionar y ver que aunque sea un mundo hermoso el que vivimos esta tambien llenos de cabrones sin alma que disfrutan haciendo daño a gente inocente y pura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jerry, gracias por dedicarme un poco de tu poco tiempo, que sé que andas muy ocupado. Gracias por tu complicidad, tu generosidad y tu cariño. Un fuerte abrazo, sabes que te deseo lo mejor, siempre.

      Eliminar
  5. Tras la intimista "Piedra", la rabia de "Como una hoja". Disfrutados, verso a verso, y conmovido ahora. Terrible mundo éste, pues lo conforman seres inmundos llamados humanos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Enrique, por tus lecturas, siempre es agradable verte por aquí. Gracias por tus palabras, nos leemos.
      Sí, esa "humanidad" que brilla por su ausencia...
      Saludos.

      Eliminar
  6. No hay consuelo, sino palabras que claman al mundo la desesperanza y frialdad del salvajismo humano. Tremendo poema!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sonia. No pude contestarte antes... Que tengas una excelente semana; Un abrazo.

      Eliminar
  7. He sentido en este poema la fuerza enorme de la poesía en la herida que se abre y nunca se cierra. Somos como somos, sin remedio, y aún así buscamos la humanidad que nos salve.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Pilar. Ustedes, con sus buenas palabras, hacen que el ánimo por seguir escribiendo, no decaiga. Gracias, de corazón. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Sentida emoción y un homenaje bello

    Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leer, Francisco. Me alegran tus palabras y visita. Saludos.

      Eliminar