martes, 21 de abril de 2015

ESENCIA

Óleo del pintor realista  Xie Chuyu (谢 楚 余) 
A él...
Todos saben que el rumor del agua
es una canción desnuda,
una entre tantas
que precisa
 un beso...


Terminarás como yo
sobre la orilla del mar,
esperando ser vuelo en la onda,
un canto, simplemente.
Y descubrirás como yo
que el mundo cabe en las manos,
la libertad en un suspiro.
Como yo, que descubrí
el amor más grande
en un pequeño beso.
Tú sabes de qué hablo,
sabemos que él existe...

Y el reloj de la tarde
que ya no cuenta flores,
margaritas sin horas,
violetas de un día...
Contemplo los granos de arena
con sus pequeñas bocas,
me adentro en el hueco de una concha,
la espuma nos ahoga en su arcoíris...
El latir de un corazón velero
remueve el silencio, da vueltas...
Como tú, que solo giras
sobre la sombra de un tiempo helado.

¿Qué ardid inventarán tus ojos
cuando acabe la luz y seas memoria?.

Y tú en el sur
de una tierra lacrada.
Y yo en la orilla
donde el jazmín es sal...
Y descubrirás que un día,
es una vida sin preámbulo,
que “todo” se viste de “nada”,
epílogo nefasto sobre tu piel.
Terminarás como yo,
amando sobre el viento, más libre...

Buscando un remolino
de amor oxígeno,
respirando en él la verdad naciente,
encaramados a él.
En él, germen de esencia
de ingrávido perfume,
de encuentros diminutos sin recelos...
Lumínico sosiego
donde gira la calma y nace una leyenda...
En él, que gravita en el sentir de un beso.


Poema del libro (inédito): "Donde el maizal florece", por Clarisa Tomás. 

11 comentarios:

  1. Buenas tardes, Clarisa:
    Una vez más, me encuentro sin saber cómo poner en palabras lo que siento tras leerte.
    Tienes una habilidad privilegiada para llenar tus líneas con sentimientos, hasta el punto en que tardes como ésta se dividen en un antes y un después de leerte. Lo que seguirá a este escribirte será un carnaval de sensaciones, palabras, recuerdos y fantasías.
    La tarde se convertirá en noche sin que se me haya hecho tarde, pues habré pasado el tiempo absorto en los pensamientos evocados por tus palabras.
    Gracias, Clarisa.
    Feliz tarde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nino. Es difícil también para mí en un "gracias", condensar todo lo que me llega de las tuyas, sin parecer solo agradecimiento. A veces, ciertas palabras, dichas en un preciso momento, creo que curan o sanan... Sí de esos males interiores que sentimos los que escriben (al menos yo ), un dolor, un sentir, que hay muchas palabras que aún no he podido escribir...

      Eliminar
  2. Acabo de conocerte y es un verdadero placer tu poesía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues gracias, Cecilia, por detenerte a leerme y tu apoyo.
      Vaya muy bien. Saludos!

      Eliminar
  3. Qué bueno Clarisa... me encantó la reflexión "¿Qué ardid inventarán tus ojos cuando acabe la luz y seas memoria?"... una forma muy sutil de hablar del tiempo, del mundo y de lo que somos. Me encanta, un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Sonia. Como siempre, me lees muy bien.
      Saludos. Buena semana.

      Eliminar
  4. buscando un remolino de amor oxígeno...q grande...m encantan estos poemas marinos. te sigo, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alex. el encantamiento es mutuo. También te leo cuando puedo y es muy agradable.
      Vaya muy bien. Bss

      Eliminar
  5. Da gusto pasear por tus versos, Clarisa. Un placer leerlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Teresa. El placer es tenerte como lectora y tan generosa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Da gusto pasear por tus versos, Clarisa. Un placer leerlos.

    ResponderEliminar