jueves, 4 de agosto de 2016

EL PUENTE DE LOS TRANSEÚNTES

Imagen: "Nordic summer's evening", Richard Bergh (1858-1919).
"Stop this day and night with me and you shall possess
the origin of all poems,
You shall possess the good of the earth and
sun ... there are millions of suns left".
"Leaves of Grass".

Quédate conmigo este dia y esta noche y poseerás el
origen de todos los poemas,
poseerás lo bueno de la tierra y del sol ... aún
quedan millones de soles".
Walt Whitman. "Hojas de hierba".

A quién puedo esperar
sino es a ti,
caminante que ocultas tu sentir
hasta que amanezca el día de la ternura.
A quién puedo anhelar
sino es a ti,
ala que vuelas escondida
en algún rumor sobre los bosques.

No fingiré ignorarte
cuando llegues a mi trozo de tierra.
Cuando vea el relámpago
que unirá nuestros acantilados...

Entre azules inmensos te encontrarán mis ojos,
y me darás tu allegro,
más allá de un domingo sobre el puente
de los transeúntes.
Más allá de esta distancia de imposibles,
del día y de la noche de nuestro inútil verso.
Y seremos nieve derretida en el valle
para colmar carencias y despertar canciones.

Inquietud prodigiosa que crece y crece,
hasta alcanzar tu palabra
o tu silencio eterno.
Y me uno al canto de herrerillos audaces
para templar mi latir,
y sueño con tu voz en noches estelares.

Búscame entre letras desprendidas
a tus pies, o sobre el camino que doblegas.
Búscame en líneas corrientes sobre el mar,
el mar que nos separa y nos anima
a ser un vivo himno sobre el agua.
Y canta, ¡canta para que yo despierte!

¡El anhelo es un aroma que se prende!
Hay luces musicales entre las flores,
¿eres tú el que abraza la mañana?
La esperanza es un destello de acuarelas
donde surge la ternura y nacen besos,
donde siento que te haces transitable.

La tierra da sus giros y nos acerca
en este remolino del adverbio,
donde aquí es allá, y cerca es lejos.
Donde el puente es cómplice y encuentro.

Una caricia se anticipa, me desprendo...
Trae gotas de rocío en su desvelo,
una voz que sólo canta para mí.
¿Eres tú quién yo espero? ¡Eres tú!

Poema recogido en el libro (inédito) "Los puentes desatendidos" por: Clarisa Tomás.


Feliz tiempo a todos los lectores de los dos hemisferios. Sé que a veces escribo cosas tristes o más bien realidades frías. No persigo promover tristezas, ellas están ahí sin resaltarlas, pero no siempre soy dueña de mis palabras...
La vida también tiene sus posibilidades para darnos momentos especiales y alegres, saber mirar con esperanza, ayuda. Es bueno pensar que el Amor nos persigue, porque ese es su fin: encontrarnos. Cruzar algún puente de vez en cuando, y, ¡a ver qué pasa!
Os deseo, a todos, momentos que os llenen con aquello que os falta. Claridad para no perderos ni una puesta de sol. Algún amigo de esos que saben leer el alma o suelen cantar.
Gracias por vuestras lecturas y comentarios, por vuestro apoyo en esto que hago de escribir sin más proezas. Divenire...

6 comentarios:

  1. Tengo ganas (y son muchas) de leer tu nuevo libro, “Los puentes desatendidos”.
    Creo que en más de una ocasión te he comentado que tus textos me resultan tan sugerentes como expresivos, ésta es una nueva ocasión. Ya sólo el título de la entrada me parece muy sugerente (somos transeúntes, nuestros actos son puentes) y tu poema muy expresivo.
    Cuando te leo, no leo “realidades frías”. Nunca te he leído que tu composición me transmitiera frialdad o desapego. Sí que reflexionas sobre realidades duras, sobre comportamientos humanos execrables, pero tus palabras son claras y sentidas.
    Coincido contigo en que es bueno pensar que el Amor te persigue, lo malo es saber que se te escapa. El Amor y el Tiempo no suelen ir de la mano, uno pasa y el otro se cansa.
    Feliz tiempo a ti y a los tuyos, Clarisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nino. sí, ya estamos en ese camino de un nuevo libro, quizá para finales del verano. A ver...
      Para mí el Amor(con mayúsculas), es un concepto amplio, no nace y muere en mí, eso espero. De ahí que lo simbolice con un puente (y tú has captado muy bien ese "mensaje"). Somos transeúntes que soñamos con encuentros: hijos con padres; padres con hijos; hermanos con hermanos; amigos con amigos; amados con amantes... De un modo u otro, ese encuentro se añora desde la cuna, porque nos es necesario como el aire vital.
      No coincido contigo, sin embargo, en que el amor se escape o "se te escape", según tu percepción. Yo creo que el Amor no se va a ninguna parte y jamás escapa, él está dentro o fuera de uno. Otra cosa es que nos sintamos correspondidos, pero eso ya no forma parte de nuestro amor, sino el de otros... Digamos, entonces que, nuestro amor ha de ser un valiente dispuesto a transitar por ese puente... Todo está ahí, Nino; ni cerca, ni lejos, sino en el momento.
      Cuánto aprecio este "debatir" contigo tan enriquecedor y sutil.
      Saludos y amistad.

      Eliminar
  2. Apreciada Clarisa, no te disculpes por la tristeza de tus versos, cuando estos toman ese camino que ensombrece el alma- Aquí lo importante es la belleza de la palabra, que a pesar de lo triste, hace bella la palabra, porque es la misión de la poesía.
    Tu poema, un clamor, que busca los encuentros, poner puentes levadizos a las distancia, a las ausencias. pEero como en tu versos, no muere la esperanza, y se espera, con al asniedad de tus palabras, al amor en otraparte, ese amor que llamo en mis poemas de antípodas. Esperas, y sueñas el enecuentro, cómo te preparas para la hora en que los cuerpos encontrarán el abrazo esperado, la caricia ansiado, la cópula angustiada. UN beso. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como siempre, Carlos, me lees muy bien y sabes "encontrar" aquello que persigo entre letras. Siempre estamos en proceso de encuentros y siempre, también, en desencuentros. Lo importante es sentir ilusión por estar vivos y poder llegar.
      Saludos amistosos. Feliz tiempo para ti, Carlos.

      Eliminar
  3. Felicitaciones Clarisa por este muy bello poema. Siempre un placer leerte. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eric. Y que me leas es para mí una gran alegría. Abrazos.

      Eliminar