jueves, 6 de octubre de 2016

LAS CÁRCELES DEL ALMA


"El sol de otoño hacía ondear
ligeros velos dorados,
 río abajo sobre el Danubio (...)."

Capítulo II. Las cárceles del alma.
Lajos Zilahy

Invitación a lecturas.

Hoy estuve de mudanza, y al empaquetar algunos libros, cogí Las cárceles del alma y lo abrí por el marcapáginas que aún permanecía en su sitio... Recordé este poema señalado desde hace tiempo... Quizá desde un día, cuando yo también escribí un poema que hablaba de ausencias...  De otro Péter... Otro tiempo, otra ciudad, otra historia...
No sé a vosotros, pero a mí me pasa, que recuerdo algunas lecturas no por los acontecimientos que narraban, sino por los propios que viví cuando leía esas historias...     También me pasa con algunas películas.

Las cárceles del alma de Lajos Zilahy.
Es una novela importante de la literatura húngara del siglo XX. Narrativa realista y social que retrata la burguesía húngara de la época, pero también los problemas específicos de la vida moderna: la rebeldía, la guerra, la crisis económica, los conflictos humanos.
La novela cuenta el idilio vivido en 1913 en la ciudad de Budapest entre el oficial Péter y la joven Miett así como su boda, y cómo todas sus expectativas quedarán truncadas al poco por el estallido de la Primera Guerra Mundial. Péter será capturado en el frente ruso, y Miett conocerá a otro hombre...

Dos cautivos (Két fogoly) fue publicado en España con el título: Las cárceles del alma, (1926).
Este poema es un fragmento de la carta que Miett le escribe a su esposo, Péter, cuando estaba en prisión, pág. 272 . Ed. Círculo de lectores, (1982).


"En la casa vivimos nuestras vidas de antaño,
el reloj da las horas, y la lámpara, luz.

En Tobolsk, allá lejos, cantan ráfaga y viento,
y no hay otra cosecha que los copos de nieve.
Con mi alma encendida de pasión, atravieso
el océano inmenso de la estepa mongol.
Por encima de las nieblas, de abismos y de mares
doy mi mano a la tuya, de vencida tristeza.

Estas líneas te envío por correo de nieblas:
¿Llegará a tus manos, oficial en prisión?
¡Qué infinitos resultan los desiertos mongoles!
¡Muchos miles de leguas son tus muros de cárcel!"


Gracias a todos.

4 comentarios:

  1. Algunos dicen que El desertor, es su mejor novela. YO me quedo con Las cárceles del alma, aunque ambas tienen un transfondo, la primera guerra mundial, pero ese el sentimiento el que perfila, a Las cárceles...porque genera drama la relación del oficial Péter con la encantadora Miett, amor que parecía insoslayable, pero la captura de Péter por los enemigos, será la dura pruebla, para la dulce Miett, que nada en la incertidumbre de su regreso. No digo más,. H<ay que leérsela. ES magistral, Zilahy en esta novela, que para mí tiene la estatura de una Ana Karenina o Madame Bobary. UN abrazo por este ensueño de post. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al principio de su obra tuvo gran influencia de otros escritores húngaros contemporáneos, pero su temática y estilo propios comienzan en 1922 con "Primavera mortal", que fue muy novedosa y que tuvo buenas críticas. El desertor penetra con realismo en una múltiple variedad de caracteres del alma humana. "Las armas miran atrás" es otra de sus novelas que lo consagran como escritor universal.
      Un escritor que manifestó también en sus obras de teatro y artículos, sus preocupaciones históricas y políticas. en 1942 fue obligado a abandonar su país tas la ocupación nazi.
      Gracias Carlos, por tu enriquecedor comentario.
      Feliz semana. Saludos.

      Eliminar
  2. Buenas tardes, Clarisa
    Sí, muchas veces recuerdo lo que una novela me hizo sentir, no lo que su trama contaba.
    Lo que a ti te ocurre con este libro, lleva años ocurriéndome con “La piedra lunar”; de William Wilkie Collins (retomo su lectura por un par de capítulos por el mero placer de los estímulos que me produce, guardo su lectura para momentos en los que siento que me invade la melancolía)
    Gracias por tus recomendaciones.
    Un abrazo, Clarisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese libro tan "especial" para ti, también lo leí hace tiempo. Y curiosamente, tengo una cita de él,anotada en el marcapágina, sobre todo por las menciones que el autor hace sobre el libro de Robinsón Crusoe... En el Capítulo VII, para hablar sobre el miedo y el valor que le infunde ese personaje... Es curioso:
      "El temor del Peligro es diez mil veces más aterrador que el Peligro en sí mismo, cuando se
      torna éste aparente ante nuestros ojos; entonces descubrimos que el Peso de la Ansiedad supera en
      mucho al de la Desgracia que provoca esa misma Ansiedad.”
      También resulta interesante el que esta novela detectivesca esté narrada desde los recuerdos del narrador, con la ayuda de Penélope, a través de su diario...
      (Me recordaste su lectura y ¡ya ves!, volví a curiosear en sus páginas... él seguía ahí, en un rincón del tercer estante...)
      Y cuántas cosas podemos vivir, recordar, soñar, percibir... a través de los libros... ¡Nuestra historia entre historias!...
      Feliz semana, Nino. Un abrazo.

      Eliminar