sábado, 28 de enero de 2017

EL TIEMPO PINTADO

Óleo del artista francés Paul Cézanne (1839-1906). "Montagne Sainte-Victoire" (1895).


La lluvia
ha borrado mis acuarelas,
pero sigo pintando en ti
y en los recuerdos...
Estoy llena
de vivos sentimientos.
Desde mi orilla.


Cuando acariciaba flores,
 veía tierra sudorosa y grama.
Cuando lavaba sombras,
descubría pequeños brotes de sonrisas
a punto de ser sazón.
Cuando buscaba alondras,
las nubes encogían precipitadamente
y se volvían espejos luminosos,
ventanales donde mirar ausencias.
Cuando pintaba, solo me nacían montañas,
las montañas salían de mí y llenaban mi casa...

Pinté montañas tristes y arrugadas
con el carmín grosella de mi madre,
y ella las guardó en su regazo mucho tiempo,
decía que eran iguales que su tierra...
En la pared más vieja de la casa
dibujé una montaña temblorosa,
que se hacía elástica y graciosa
como una montaña recién salida de su cuna.
Mis hermanos la llamaban “monperroña”,
porque en las noches ladraba
y asustaba a los sueños...
El día que nos fuimos de allí,
la recuerdo aullando en el balcón...

Pintando, pintando, encontré unos zapatos
llenos de mundos por pincelar y, con ellos me estampé
en todos los muros que no pude saltar,
donde perdí el miedo y gané en audacia...
Le agradezco a los días sus ojos abiertos
que miraban por mí, despertaban en mí...
Nada es mejor que la vida despierta:
¡despertar y vivir!

Y en todas las migraciones mías,
encontré senderos fuera de sus órbitas
despegados de sus mechones
que vagaban con ilusión...
Una estrella habladora por aquí;
un planeta sin nombre por allá;
un cometa inquieto dando vueltas,
ráfagas de luces en espiral...

Ahora que ya no pinto montañas,
me nacen abedules y pájaros azules,
pinceladas agrestes sobre este corazón
que a ratos se emborrona...

Y siempre en mi deambular,
algún secreto se dejó descubrir
abriéndome los ojos de par en par.
Alguno vino a mí con mano generosa,
acarició mi pelo y me hizo un guiño,
y me quitó mi blusa de ignorancias.


Poema escrito por Clarisa Tomás-Campa, de su libro (inédito) Relatinas.

Porque estamos llenos de vivos sentimientos...
Gracias, lectores.

14 comentarios:

  1. Buenas tardes, Clarisa:
    Enhorabuena por tu poema.
    Ahora que no pintas montañas, dibujas trazos de esperanza en nuestro ánimo. Gracias por permitirnos acompañarte en este paseo a tu niñez, gracias por quitarme la venda de la ignorancia.
    Un abrazo, Clarisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nino. Seguiremos pintando...
      Un cálido abrazo.

      Eliminar
  2. PINTURA GRIS
    Aunque el día amaneció gris, tú lo fuiste coloreando con las bonitas pinceladas...
    grosella carmín, montañas pintadas entre pájaros azules.

    ResponderEliminar
  3. Felicidad de mi equipaje
    en la mañana impresionista.
    Divino gozo, la imprevista
    lección abierta del paisaje

    Rafael Alberti...

    Como siempre, tus bellas palabras recuerdan melodías decoradas con sentimiento. Un fuerte abrazo Clarisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos, precioso comentario.
      Un cálido abrazo, feliz domingo. Sé feliz!

      Eliminar
  4. Clarisa, me ha encantado tu poema. Hay versos que deleitan, montañas que enamoran, colores que desprenden perfumes.
    Yo, que no sé de tu biografía, de repente vi palabras vivas que llegaban del pasado con la calidez de la luz más tibia.
    ¿Qué hay ahí? ¿Qué universo? ¿Qué magia agradecida a la vida?
    Un placer leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pilar, por tan bonito comentario.
      Gracias por tu calidez y por leerme.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Alguna arte, distinta al escribir ha de llevarnos a querer hacer del verso una pintura, como en tu poema, emulando al impresionista Cezanne. Y es que la vida como se observa en el poema, es un periplo pictórico, donde se descubren tantas cosas, como el amor erógeno, en el verso de cierre magnífico: "Y siempre en mi deambular,
    algún secreto se dejó descubrir
    abriéndome los ojos de par en par.
    Alguno vino a mí con mano generosa,
    acarició mi pelo y me hizo un guiño,
    y me quitó mi blusa de ignorancias."
    Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos. Un placer contar con tu lectura atenta y por leerme bien. Ahí estamos, entre las pinceladas de la vida, queriendo pincelar lo propio...
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Bela pintura, Um poema belíssimo. Parabéns.
    Um abraço, Clarisa.
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obrigado, Pedro. Palavras bonitas que eu recebo com felicidade.
      Um abraço!

      Eliminar
  7. Con tu precioso poema pintaste un hermoso lienzo de versos, me encantó, DMClarisa.

    Muchas gracias por visitar mi blog, yo sigo descubriendo el tuyo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María, por dedicarme un poquito de tu tiempo.
      Nos leemos, compañera de letras.
      Buen día para ti.

      Eliminar