lunes, 17 de abril de 2017

CANCIÓN DE LA CALLE MUDA

Imagen: Cidade de Deus (Ciudad de Dios), 2002. Director: Fernando Meirelles. Novela: Paulo Lins.
Drama basado en hechos reales en suburbio de Río de Janeiro. Cine de culto.
Calle de la distancia,
calle de la hora puesta,
  donde el sol se apresura
ebrio de realidades...

Las cosas que he visto
aún tiemblan en mí.
Tiempo fugitivo
detrás del vivir,
dolor indecible
sobre el manantial,
ternura oprimida
queriendo escapar.
Aurora indeleble
sobre aquel rosal,
los brazos del viento,
tu rostro al pasar.

Las cosas que he visto
aún duelen en mí.
La flor ignorada
sobre el adoquín,
un techo vencido
y un triste reloj;
tu cuerpo pequeño
pisado y sin voz.
La sombra y la ruina
peinando los ojos,
y un sol de reojo
cruzando la esquina.

Las cosas que he visto
aún tiemblan en mí.
La vida escondida
temiendo salir,
la rama quemada
y el aire de luto,
codicia, cloacas,
cortinas de humo.
Penachos de estrellas
buscando el fulgor,
almas errantes,
los hijos de Dios.


Poema de Clarisa Tomás Campa. © All Rights Reserved. 


 Les Choristes - ''Vois Sur Ton Chemin''. ( En Concert ).



Gracias, lectores.

12 comentarios:

  1. Cuánto dice tu poema. Una mirada, a la manera de un fresco, sobre la existencia dura de la vida. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos. Muy agradables palabras me dejas.
      Un abrazo y que todo vaya bien. ¡Salud!

      Eliminar
  2. Pobre TIC-TAC del tiempo
    relój de siglos/hora,
    justicia estremecedora
    que a nadie deja escapar...

    Bellísimo su poema, Clarisa. La música se escapa entre sus renglones y nos hace reflexionar sobre el TIEMPO -nuestro más precioso bien- que las más de las veces, ignoramos o despreciamos.
    En los 'penachos de estrellas' a los que alude, adivino a sus "dos farolillos": le devolverán cada amanecer la sonrisa y la fé que nos hacen perder las incomprensiones de cada día, cuando su mirada de madre delicada y amorosa se pose en ellos.

    Con mi más expresivo respeto y el justo reconocimiento a su aportación a la Literatura española.
    Atentamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Gonzalo:
      no sabe cuánto le agradezco sus palabras. Un precioso comentario, con el cual presumo que me lee con suma generosidad. Y también lee los comentarios que, aquí, en este pequeño portal abierto a todos, mis lectores y yo, dejamos muestra de una cierta "confianza virtual". Y esto, también es de agradecer y muy bonito.
      Recibir palabras como las suyas, ya es un lujo, porque yo me considero poca cosa dentro del mundo literario, y estas cosas que escribo, el que sean leídas y valoradas, es más que suficiente para mí.
      Usted, como apasionado del arte y la cultura, sabe que, velar por ella, es también difundirla, salvaguardarla. Actitud suya que valoro en lo que vale.
      Gracias de nuevo por cariño y atención.
      Le deseo lo mejor, ya lo sabe. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Buenas tardes, Clarisa:
    Esas cosas que has visto y aun te llevan al temblor, a mí me producen admiración cuando las leo “descosificadas” y convertidas en palabras. Palabras con las que me ayudas a sentir fuera de mi caparazón.
    Esas cosas que has visto y aun te duelen, a mí me alivian penas por nimiedades que convierto en enormidades. Me siento egoísta al leer tu generosidad, Clarisa.
    Desviví mi vida exhibicionista, confundí el aprecio ajeno por control sobre lo propio. Temo volver a hacer de los excesos unas cortinas de humo con las que no poder apreciar la erosión vital de mi desaprovechar las vidas.
    Gracias por ayudarme a recordar dónde no quiero volver, Clarisa.

    No he leído la novela de Paulo Lins, sí que vi la película. La historia que recrea es dura, aunque me temo que no tan dura como lo son las vidas que exorciza. La realización de Fernando Meirelles me pareció ágil y fascinante en lo narrativo, su uso a diferentes soportes de grabación resultó muy narrativo.
    Un fuerte abrazo, Clarisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te estoy muy agradecida, Nino, por tus muestras de interés en lo que escribo, siempre. Por el cariño y el ánimo que recibo de ti.
      Gracias a ti por hacerme ver, lo que realmente merece la pena en este pasaje de internet.
      Yo, soy muy simple a la hora de escribir, lo que escribo no es indagatorio y mucho menos precursor. Escribo desde mi percepción realista, haciendo figuras con palabras. Escribo de aquellas cosas que me impresionan y a veces, de mis propias impresiones.

      Agradezco a quienes me leéis y comentáis estas simples percepciones mías. Lo valoro, y gracias a esto, sigo escribiendo en el blog y sin mayores pretensiones.
      A ti te agradezco esa sinceridad con la que me cuentas tus momentos vitales, tu claridad para expresarte, que me hace sentir que, somos libros "vivos", llenos de contenidos y significados, abiertos a quien tenga interés por "los otros". Nuestras vidas en la impronta de un bit, libres, silenciosas... Comunicación, al fin y al cabo, con su rico aporte.
      Un abrazo, Nino.

      Eliminar
    2. Libre y delicioso, así encuentro tu escribir, Clarisa.
      Gracias por tus palabras, compañera.

      Eliminar
  4. Hola Clarisa. Cuanta arte para crear algo tan bello con algo tan terrible. Felicitaciones y saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Eric. Mis felicitaciones a ti, por tu excelente trabajo fotográfico, muy bueno, a mi juicio. Siempre me sorprendes.
      Salud!

      Eliminar
  5. Acabo de chocarme de cara con esta publicación. Y ahora mismo estoy dando gracias a quien sea por haberme guiado link tras link hasta dar contigo.
    El gusto es mío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus plabras y por el buen ánimo que me dejas.
      Nos leemos. ¡Salud!

      Eliminar