viernes, 5 de mayo de 2017

SIETE VECES MI CASA

Imagen: "Dolor". Pintura de Wifredo Lam. Pintor vanguardista cubano (1902-1982).
Premio Internacional Guggenheim.

Álzame como a ola, como a hoja o nube,
pues caigo en las espinas de la vida sangrando!"
Percy B. Shelley.



Vinieron los asoladores
siete veces a mi casa,
se llevaron siete veces todo.
El canto del ibis
y los atardeceres en brazos
de mis amores.
¡Todo el amor se llevaron!
Por último, las paredes
con sus cuatro ventanas.

Quedó mi casa
con su nombre en el suelo,
junto a trozos de ojos
en medio de otras casas sin bocas.
Los asoladores pasan
sobre la piel de mi casa a diario,
el lugar de mi nombre
es su camino de tránsito.
Ellos visten
de color rojo fuego;
otras veces, sus negruras
ahuyentan el negro
azabache de la noche;
ante mis ojos, aparecen indefinibles...
¡Oh, viento del este!

Sus ropajes asustan
como la espalda del miedo
o el dolor a contraluz.
Y reafirman con sus botas
el terreno conquistado,
y bailan y hacen piruetas
sobre el que una vez
fue mi techo de luciérnagas.
Mi techo, refugio de pajarillos
que soñaban con emplumarse...

Sobre las ruinas asoladas,
ellos vuelven y pisan
con su furia insistente,
muelen la única piedra que quedó viva
y esparcen el polvo de nuestros huesos,
nos dejan sin cenizas...
No perdono sus risas, ni perdono al aire
que les dio aliento y látigo,
ni a la vida, que los creó para arruinar...

Crecen dunas temblorosas, montículos
de nombres desérticos
sobre el lugar donde mi casa cantaba.

Si miro bien
en días transparentes,
aún puedo ver el lugar de mi nombre,
el dibujo de mi casa con sus señales,
allí junto al huerto de ñames
y las plantas de té;
allí donde aún merodea la pobreza
con su perro y su arraigo.

¡Mi casa,
con sus cuatro ventanas
que quedó destruida,
siete veces!

Poema de Clarisa Tomás. © All Rights Reserved.
(Dedicado a Amara, al dolor de sus siete años).


Gracias,lectores.