domingo, 3 de septiembre de 2017

REGRESO A MORIA



"En nuestro interior hay algo
 que no tiene nombre,
pero eso es lo que somos".
José Saramago.

La vida estuvo ajena
mucho tiempo.
Ayer regresó con apenas
tres instantes, rezagada,
se durmió en el portal.
Así dormida, era hermosa,
sus manos llenas de lunas plateadas
guardaban pañuelos,
en su pelo titilaban utopías.
Despertó con una flor nueva en la boca
y abrió los ojos, miró esta sombra
que me viste,
me preguntó, soñolienta,
derritiendo sus imanes
en mis ojeras,
si era yo la casa que buscaba.



Poema de Clarisa Tomás Campa. © All Rights Reserved.



Sentir, sentir, sentir... 
Gracias, lectores.


17 comentarios:

  1. Hola, Clarisa:
    Me atrevo a escribir que si hay algo que nunca es ajeno a tu obra es la vida. Siempre hay en tus textos una humanidad que hace que nos hermanemos con tus sentimientos. Ese ayer que regresó, es siempre presente para nosotros, tus lectores.
    Incluso un individualista como yo se encuentra en lo que escribes (y admiro cómo lo escribes, pero ese sentimiento creo que vuelve a hablar de mi individualismo al buscar aprender de tu cómo para hacerlo mío) En tu casa de sentimientos me siento como en la mía, lo hace posible tu escribir generoso con lo que piensa el otro. A la luz de tus palabras, nuestras sombras quedan relegadas en cuevas de soledad; ya que el Muria que construyes (y en el que nos permites habitar) marca una Edad del Sol imperecedera.

    Respecto a “oblivion”, sólo puedo confiarte que al conjunto de lo que escribo lo llamo “Buscando el olvido”. De hecho éste es el título con el que siempre inicio cualquiera de mis proyectos.
    Un fuerte abrazo, Clarisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado, Nino:
      leo tu comentario mientras termino una taza de té y descanso un poco. Hablas de sentimientos, de luz, de humanidad, y todas tus palabras destilan un aroma indefinible para mí. Es una mezcla agradable, como cuando te sientas en la hierba, cerca del agua y cierras los ojos... Quiero decir, que cuanto percibo en tus palabras me suena a sincero y éso es aún más llamativo, por lo poco común. Un plus a añadir en esta travesía de palabras, donde nos fuimos a deleitar. Porque, cierto es, que disfruto con cada entrada que haces, con tus libros, con tus comentarios, que me hacen ponerme en marcha. Sí, como un reloj.
      Estoy en el proceso de mi tercer libro y tu ya sabes cómo es esto del tiempo, para los que escribimos, pero no es nuestro sustento, sino la vocación. (Escribir, escribir, escribir...)
      Para mí la palabra "olvido" también es significativa, quizá podría llenar algunas páginas con las cosas que quisiera olvidar y que no olvido; o con las que olvidé y no estoy segura si las dejé en alguna parte... je.
      Gracias por todo, compañero. Comunicarme contigo, así al estilo "vuela blog" como tú dices, es una experiencia interesante y muy enriquecedora, ya lo creo.
      Au revoir!

      Eliminar
    2. Buenas tardes, Clarisa:
      Esta tarde es feliz para mí. En primer lugar al leer las palabras de aprecio que me dedicas. Gracias sinceras, Clarisa.
      En segundo lugar al descubrir que estás dando forma a tu tercer libro. ¡Ánimo, compañera! Egoístamente, te urgiría en acabarlo, pero sé que la prisa es mala pauta creativa.
      Yo también estoy con un proyecto de autoedición, si no cambio de idea lo publicaré en noviembre (iba a publicar mi novela parisina, pero no me ha quedado bien; así que sacaré una antología de unos 20 relatos y 2 cuentos) Sé de mis limitaciones expresivas y comunicativas (éstas últimas no hago mucho por superarlas, la verdad) por eso me sorprende tanto el despertar el interés lector en cualquiera, y más en ti, Clarisa, pues encarnas la ESCRITURA que me gustaría alcanzar.
      Si de algo te sirven mis palabras, Clarisa Tomás Campa, confío en que sea para hacerte compañía en el, al menos para mí, proceso tortuoso de corrección de lo escrito.
      La mejor de las suertes, mi querida amiga

      Eliminar
    3. Nuevamente, gracias, Nino.
      Feliz fin de semana para ti. Que el proyecto de ser en la palabra, sea la escusa.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Mi apreciada Clarisa: Acabo de regresar de mis vacaciones y me he apresurado a buscar un rincón en donde la belleza tiene nombre propio, un rincón en donde la poesía y el buen hacer van muy de la mano y, aquí estoy disfrutando de tu poema que estremece; leyéndolo, es como si, de repente, me viera ante el espejo y la vida se me hubiera salido del cuerpo para pararse enfrente mío, para cuestionarme, para hacerme reflexionar, para hacerme dudar ante mis respuestas para, al final, casi desconocerme y hacerme la misma pregunta que en tú poema. Tu poema, repito, es fuertemente bello, nos enfrenta a nuestras miserias y talvez nos obligue a una suerte de valentía para despojarnos de todo lo que hemos ido acumulando con los años y ya más ligeros de apegos vivir la vida de tal manera que seamos dignos de ella.
    Ese "Oblivión" es fascinante y cada que lo escucho me lleva a un viaje de regreso a Buenos Aires y, un poco más cerca, al fondo de mi alma.

    Gracias Poeta por darnos tanto y con tan buen gusto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me agrada que hayas tenido un tiempo de asueto memorable. Me gusta cómo me lees y cuanto interpretas de estas cosas que escribo. Con tus palabras me hiciste recordar aquella canción tan evocadora de Mercedes Sosa: Canción de las simples cosas. (También interpretada por otros artistas de maravillosa voz, como Chavela Vargas).
      Porque esta sensación de saber en qué empleo mi vida, me acude en momentos que, sin querer, miro atrás... Una nunca sabe si está dejando su gratitud, lo suficiente, por esta oportunidad de vivir.
      Gracias por tus palabras y tu aprecio, compañero.
      Admiro tu trabajo y alma generosa. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Tu poema le apuesta a la razón de vivir. No pocos viven la vida, en el fundamento del sujeto sartriano moral, que decide su andar por la vida. Su existencia como en tus versos, es ajena, sin riesgo, sin solidaridad social, sin un horizonte, donde se construya el HACER, para SER, donde como en tu poema " lunas plateadas
    guardaban pañuelos,
    en su pelo titilaban utopías"
    Cuánta necesidad del asombro, para vivir la vida desde el embrujo del mundo telúrico, del cual provenimos, y ese bien común del coloquio y respeto por la palabra del otro, para ser siempre renovados. UN abrazo, desde Colombia, Clarisa. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos. Sí, del asombro diario, nacen las palabras. Buscamos el sentido de las cosas, pero más allá, nos quedamos con la fe del momento vivido. Nos hace bien comunicarnos, mucho bien.
      Un abrazo y feliz fin de semana, Carlos.

      Eliminar
  4. Un poema que adquiere al instante categoría de testimonio: franco, sencillo y cargado de frescura, como debe ser la poesía, por lo menos la poesía que a mí me gusta, sin barreras y sin medida.
    Un fuerte abrazo,
    Luis

    ResponderEliminar
  5. Es un bonito regreso...a la vida. Besos poeta

    ResponderEliminar
  6. Este poema con esta música.
    Que fácil parece transportar a otro al centro de tu Mira.
    Las lágrimas y el sentimiento me llenaron el alma.
    Ni el dolor ni la alegría. Solo la grandeza del sentimiento.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  7. La vida, en demasiadas ocasiones decide alejarse de nuestro lado por un tiempo.
    Tal vez, porque también necesita estar a solas para reencontrase así misma. Pero, cuando regresa, es aún más hermosa...viene llena de esperanza y nos abraza fuertemente cuando nuestros sueños se desvanecen y nuestras lágrimas nos inundan el alma.
    Así es la vida...siempre buscando una casa donde vivir, donde dejar su espíritu y su amor sin esperar nada a cambio.
    Me ha gustado muchísimo esta poesía...profunda, muy profunda. Con sentimientos de esperanza y palabras de reencuentros . Nunca deberíamos perder la fe...la fe en la vida, ni tampoco dudar de su sabiduría.
    Un abrazo enorme querida amiga Clarisa...es un honor poder leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, estimada Maite.
      Ahí va de vuelta ese abrazo grande. Para mí también es un honor contar con la compañía lectora de una persona tan hermosa como tú. Gracias por tu cariño y tus muestras de aprecio, siempre.
      Besos.

      Eliminar
  8. Gracias, Clarisa, por este hermoso y sentido poema. Es siempre un placer leerte.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar