viernes, 1 de diciembre de 2017

MENSAJE EN UNA GOTA DE AGUA


"Tan leve parecías, tan al borde
de ti
que la noche aprendió
el modo de dormirse sobre el río".
Chantall Maillard.



El sonido de la lluvia
llegó calando tus ojos,
como cervatillos saltando sobre la hierba,
mulle el aliento,
resbala por tus mejillas.
Si abandonas ahora,
resecarás tus pies tanto tiempo
empapados;
no podrás volver a tu agua semilla,
te quedarás perdido en la piedra que descansa.

Vuelve al lindero donde
tus pasos fueron espigas abiertas,
en el tornasolado vientre
de tus antepasados.

Ella está ahí, como punto
y extremo. Dibuja en tus ojos
océanos nublosos bajo la tundra.
Temblequea en las nubes y vuelve a la nieve
para ser raíz blanca, titilar que no cesa.
¡Quisiera ser cáliz de rosa!
Vencer los inviernos apresurados...

La lluvia trae sonidos olvidados,
repiquetea en mi memoria
la costumbre del nacer en sus gotas.
Me avisa de que llega diciembre
con sus coronas violáceas,
con sus cielos copiosos que se derriten.
Y en tus ojos navega sin alcanzar orillas.



Poema de Clarisa Tomás Campa. © All Rights Reserved.


Gracias a tod@s.

14 comentarios:

  1. Hola, Clarisa:
    Fue empezar a leerte y dejar de llover, o al menos yo he dejado de escuchar el sonido de los chaparrones sobre el asfalto desde que estoy absorto leyéndote.
    No es fácil escribir sobre lo natural, al menos para mí no lo es: ayer estuve intentando escribir sobre el uso simbólico del agua en las pelis de David Lynch y el río de la inspiración se me quedó seco. Tu poema habla de algo tan natural como los son la lluvia, los sentimientos y las percepciones. Y lo hace sin recurrir a lirismos fáciles, lo hace de manera sencilla, como sencilla es la naturaleza. Escribes con naturalidad, Clarisa, me atrevo a decir que ésa es tu gran virtud: comunicar de manera sencilla sentimientos universales.
    No es fácil escribir con naturalidad, incluso mis comentarios son pomposos 8siempre hablo de mí en ellos). Las palabras se me escapan como agua en las manos, mientras que tú las aprovechas gota a gota. Tu caudal creativo es preciso, es justo el que se necesita para avivar sensibilidades mustias de estímulos. Tu escritura es la que precisa cualquier alma para no sentirse sola.
    No ha llovido desde que empecé a escribirte, o al menos ha dejado de importarme su sonido.
    Os deseo un rio de la vida de fluir ágil y de curso largo.
    Una abrazo, compañera.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días: Nino. Tampoco es fácil cantar con tu naturalidad. Me gusta mucho lo que ofreces y experimentas en tu nueva "opera prima". (Yo soy muy vergonzosa por naturaleza, así que, valoro tu "arranque" sobre manera).
      Lo que comentas de Lynch es muy culto por tu parte, pero es cierto que también complejo su "Universo Lynch", abarca tantas facetas que es fácil quedarse en el camino. (Sé que te encanta Twin Peaks, a mí también). Su mítica "El hombre elefante" tiene tantos matices, sólo de la fotografía podríamos estar hablando hasta el año que viene, je. Tú sabes que el cine es otra de mis pasiones.
      Esa idea de escribir sobre algún elemento común de ciertos autores, me parece genial. "El agua" que comentas, bien te serviría de enlace para el argumento de un buen relato de esos tuyos, bajo los ojos visionarios de Lynch. Me encantaría que lo escribieras. Sabes, esas ideas que acuden así, como "pantantallazos" son las mejores. A ver si nos sorprendes...
      Te deseo un feliz domingo, Nino.
      Un cálido abrazo, compañero.

      Eliminar
  2. La lluvia

    La lluvia llegó de tus versos,
    se hizo lágrimas en mis ojos
    y tu palabra como un llamado
    fue una campana cristal
    o un vals sentimiento
    en pleno corazón diciembre;
    vuelve al lindero fértil,
    al vientre sagrado
    de mis antepasados,
    así reza tu verso fecundo
    oh, poeta, de la lluvia,
    tú, la que habrás de ser
    cáliz de rosa, verso fértil,
    el beso de un violín.
    Llueve, si, llueve,
    y diciembre arrecia...
    cómo quisiera volver
    al vuelo del cóndor,
    ser tierra amerindia,
    brillar como brillan
    las esmeraldas de Muzo,
    ser aroma de café
    y un arpa galopando
    majestuosa por los llanos.
    He temblado en las nubes,
    he sido sueño y soñador
    y la nieve me abrazó
    para dejarme intacto
    en otra tierra, en otro beso...
    Llueve desde tus versos
    y diciembre arrecia.



    Admirada amiga, he dejado un comentario muy agradecido en tu anterior entrada y dejo, en ésta, un remedo de poema como un intento de respuesta a tu poema que tiene, como siempre, la exquisitez de tu escritura.
    Te dejo un abrazo muy fuerte.


    Gustavo Figueroa Velásquez
    Gävle, Suecia, 2017 - 11 - 01

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gustavo. ¡Qué puedo decir, después de tu respuesta magistral!
      De repente, todas las sonrisas vinieron hacía mí, con su oleaje rutilante, con su espuma blanca, para alegrar esta mañana cálida.
      Feliz domingo, compañero. Un cálido abrazo.

      Eliminar
  3. El poema fluye como ese ciclo que alimenta y deseca el agua, también los sentimientos son así, supongo. Te hago a su vez mi aportación musical. Creo que también encaja con tu poema. Ya me dirás.

    https://www.youtube.com/watch?v=fEOJQawykD0

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Gerardo. Tu aportación musical es muy apropiada, gracias. También me encanta Einaudi.
      Por cierto, eché un vistazo al enlace de tu novela corta y me ha parecido muy interesante. ¿La tienes publicada? Si es así, dime dónde puedo comprarla en formato digital. Con mucho gusto te leeré.
      Saludos y feliz domingo.

      Eliminar
    2. Se publicó una primera edición en papel junto a las otras dos novelas premiadas y que yo sepa no hubo más.
      Si me proporcionas una dirección de email a través de Google+ te la envío en PDF con mucho gusto.
      Gracias por tu interés!

      Eliminar
    3. Vale, Gerardo. Te leeré encantada.
      Te dejo mi correo:
      clarisaliteraria@gmail.com
      Saludos y gracias.

      Eliminar
  4. Hola amiga Clarisa. Gracias por estos muy bellos versos.
    Aprovecho para desearte unas muy felices fiestas de Navidad. Abrazos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Merci, Eric. También te deseo felices fiestas en compañía de los tuyos. Un cariñoso abrazo.

      Eliminar
  5. Cuánto puede una gota de agua para la poesía y la nostalgia; para la memoria de las cosas, de la tierra, de la felicidad de los diciembres...UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos. Sí, ocurre que en lo ínfimo puede caber lo incalculable, sin apenas ser conscientes de que cada palabra contiene un sideral del pensamiento. ¿cómo contar las vivas emociones?
      Te deseo lo mejor, estimado amigo.
      Un cálido abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Clarisa, muy bueno.
    Llego acá desde el blog de Nino.
    Hay un texto de Cortázar que se llama "el aplastamiento de las gotas" y una canción de Los Piojos puede llegar a ser una pariente lejana de tu poema. Excelente:

    https://www.youtube.com/watch?v=lv8CZy0kcYM

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Frodo. Sí, puede ser, je. El agua tiene muchos parientes gotas... La canción me ha gustado, no la había oído.
      Gracias por el detalle y pasarte por aquí y leer.
      Feliz año 2018. Salud¡ Nos leemos.

      Eliminar