lunes, 5 de septiembre de 2016

MI INQUIETUD

Imagen del film: Benim Dünyan (Mi mundo) Turquía, 2013. Director: Uğur Yücel.
Remake de la película dramática Black , basada en la vida real de Helen Keller.

¿Qué mundos tengo dentro del alma que hace
tiempo vengo pidiendo medios para volar?
Alfonsina Storni.


Como soy tan pequeña
no me ven.
Como soy tan ligera
no me sienten.
Alzo mi voz y nada
se conmueve.
Como soy tan ilusa
no alcanzo palabras,
no descubro auroras
fuera de mi nimbo.
Los sonidos no vienen a mí,
ignoro el porvenir de los días
y cuánto cabe en mis miedos.
Oh, latidos que estáis
en todas partes, tocad
mi corazón y mi garganta,
bruñid mi oscuridad
y hacedla blanca,
temblor de nieve en carrusel.
Y besad mi frente viajeros del aire,
que la vida no sé donde empieza
ni acaba,
y no siento quimera de besos.
Como soy tan distinta
no existo.
Y me apago y me enciendo
a ciegas,
y me anudo y deshago
en mi cuerda,
caigo sin ruido.
Si pudiera sentir una voz
que cantara en mis noches
por dentro.
Un arrullo, ¡pequeño, pequeño!,
una muestra de amor.


Poema escrito por Clarisa Tomás-Campa.
 Gracias, lector.

Os comparto esta pieza musical del film Benim Dünyam, estremecedora lírica de un sentimiento:


6 comentarios:

  1. Buenos días, Clarisa:
    No voy por la vida con vocación de metro y, en lo posible, evito hacer de mis gustos la barra de medir de lo ajeno. Sin embargo, Clarisa Tomás Campa, creo que eres tan grande como tu enorme corazón y tan consistente como lo son tus reflexiones e impresiones.
    La voz de tus palabras me mueven a sentir, a reflexionar, a evocar… leerte es un estímulo para el ánimo, una caricia de sensaciones ensoñadas y, ocasionalmente, un acercarme a las consecuencias más inhumanas de mis actos cotidianos.
    Tus inquietudes me inquietan cuando con ellas denuncias ese componente insolidario con el que atajo ciertos vericuetos personales sin pararme a pensar que mis actos tienen efecto sobre otros. Tus inquietudes me hacen sentir tranquilo, por esa esperanza que trasmite tu pasión por lo sencillo, por lo que está a nuestro alcance. Leerte es un acto de egoísmo, pues busco que tus palabras me digan aquello que no sé poner en palabras y tú expresas tan fácil.
    Gracias por no quedarte quieta frente a lo que te conmueve, y por hacernos llegar tu voz en días que serían menos sugerentes y en noches que serían más oscuras si tu voz no nos acompañara.
    Gracias, inquieta Clarisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precioso comentario, NIno. Con lectores como tú, da gusto pasar la tarde. Tengo comprobado que, la mejor forma de sosegar el alma, es abrirse camino en medio de las palabras. Suele ocurrir, que son ellas las que van saliendo al paso, y te nombran, una, sólo tiene que escuchar y escribir... Somos sencillos trozos de ojos, boca, piernas, brazos..., la anatomía del alma la llevamos por fuera.
      Gracias por entender a esta simple que se expresa.
      Lo mejor para ti y los tuyos, compañero de ruta y letras. ¡Salud!

      Eliminar
    2. Gracias a ti, Clarisa.
      Os deseo lo mejor.

      Eliminar
    3. Ay, Nino, je. A ti, siempre.
      ¿Por qué nos gustará tanto intercambiar letras?

      Eliminar
  2. Apreciada Ckarisa, no creo que tus versos sean una renuncia al evento de la distintidad, que tiene sus afectaciones: el de la invisibilidad, pues como no se es piara, nadie lo reconoce. Mäs lo observo, en un grito, un alarido para que se reconozca el derecho a ser diferente. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, apreciado Carlos. El derecho a ser diferente...Algo tan vital como el derecho de vivir en paz... (que decía la canción...)
      Gracias por leerme y dedicarme un poco de tu tiempo, poeta.

      Eliminar