jueves, 3 de septiembre de 2020

CARPE DIEM

 


"Me entristece no poder recoger

un puñado de luz y enviártelo".

Zhang Jiuling.

Carpe Diem

Al margen

del imprevisto

te he visto,

estabas planeando

en alto vuelo,

el cielo

era una boca

boquiabierta,

tus ojos, en mis ojos

se perdieron...


Recorremos

planicies nunca vistas,

aristas

de excelsos miradores,

enredamos

ciclamores y algodones:

¡blanca espalda,

tierra, ecos!


Caemos derretidos

a los suelos,

los errores,

la impaciencia,

el fuego siempre

acaba en las cenizas...


Al margen

del espejo

te contemplo,

estabas planeando

despedidas...

Mirabas

la vida en su bosquejo,

y soltaste

el hilo de la senda,

sin palabras, sin risas,

sin recuerdos...

Deshiciste

las horas y los besos.

*******

Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.

Gracias, lectores. 🙏
Merci beaucoup à tous!


Aquí, improvisando, dejo un poema en una ola...
Lejos, nubes blancas sobre el agua, 
me invitan a soñar con la esperanza... 

Soyez heureux, amis lecteurs! 🎈😍🌹📚🙋‍♀️🎶💖

domingo, 9 de agosto de 2020

LA PASEADORA DE MUÑECAS

Imagen de: Monika Sandrová (Praga, República Checa).


La paseadora de muñecas

   Fue a finales de julio. Recogíamos los primeros girasoles  de Ucrania en nuestros recuerdos de maletas exprés. En la calle principal del pueblo fronterizo con Polonia, donde el viento aúlla casi siempre, hacíamos las últimas compras para la vuelta. Y al salir del centro comercial, cargados con regalos y ramos de kalina, nos topamos con una anciana desafortunada que cuidaba su carrito de bebé sobre la acera, mientras sonreía a la gente que pasaba. Ella era muy pequeña y vestía su pobreza sin mascarilla. Parecía una niña arrugada con su pañuelo anudado al cuello y sus dos cuevas brillantes.

   Me acerqué para ver qué había debajo de una mantita con pequeños girasoles bordados, ya desdibujados por el tiempo y la suciedad. Había tres muñequitos. Una muñeca rubia, con la melena desaliñada y sin un ojo; otros dos muñecos ya calvos, desnudos y sin brazos. Ella, al acercarme, los abrigó hasta los ojos y colocó con cariño unas mascarillas descoloridas sobre sus cabezas. Desde su curvatura y pequeñez me miró con dulzura, extendió su mano como un cuenco tembloroso y me pidió algo de comida.

   —Їжа, їжа ... дякую. Бог заплатить вам (Comida, comida... Gracias. Dios se lo pague).

   — сама, сама... (sola, sola).

  En el carrito dejé unos melocotones y una porción de medovik (pastel de miel) que había comprado para Sveta. En su mano dejé 30 grivnas. Ella sólo repetía: "Дякую, Дякую"... (Gracias, gracias). Desbordaba bondad y ternura, casi irresistible...

   Después, en la cena, al comentar nuestro encuentro en la casa familiar, Yuri, nos contó la triste historia de la “Маленький божевільний” (Pequeña loca). La mujer, que no tenía parientes, enviudó joven y quedó con sus tres niños sola. Al siguiente invierno de su tragedia los niños enfermaron de un virus desconocido y murieron. Fue un shock para su mente. Ella se quedó en aquel día, en un tiempo de crianza permanente.

   Desde entonces pasea a sus niños en un carrito de bebé destartalado, camina las calles sin prisa pidiendo comida, sola y sola. Ya pasaron más de sesenta años. Pero jamás la ven llorar. Todos saben que es una iluminadora, incluso creen que da buena suerte mirarla porque en sus ojos, dicen, hay algo de dios que casi ciega. 

   También yo recordaré su imagen sin mascarilla por mucho tiempo.


**************


Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.



Gracias, lectores. 🙏
Merci beaucoup à tous!


viernes, 10 de julio de 2020

LA VOZ QUE SUEÑA



Berta Isabel Cáceres Flores fue una líder indígena lenca, feminista​ y activista del medio ambiente hondureña. Cofundó el COPINH para luchar por los derechos de los lencas y ganó el Premio Medioambiental Goldman, el máximo reconocimiento mundial para activistas de medio ambiente.
Nacimiento: 4 de marzo de 1971 en La esperanza, Honduras. Asesinada: 3 de marzo de 2016, en La esperanza, Honduras.

A la voz lenca que fue puente.
" Un pueblo que no lucha por su supervivencia muere".
Berta Cáceres.

**********

La voz que sueña

Volverás con la luz y serás rama
sobre el Gualcarque en su esplendor...

También yo espero
que la voz se confunda,
y en vez de llanto
cante y se haga música.

Música en el centro
de los bosques atados,
donde sus defensores
fueron muertos;
allí donde la sangre
resbala y se hace olvido.

¡Berta Cáceres
que estás en los verdores,
ya eres río!

Música de voces pobladoras
que hagan temblar al miedo
y lo deshagan.

Música de vivas floraciones
para dormir
el triste epílogo del árbol;

para soñar que una vez
fuimos vivos,
que nacimos
con el canto en las raíces.

**********

Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.

   Este poema lo escribí en honor a Berta Cáceres. Con todo mi cariño y respeto le dediqué un pequeño homenaje en mi libro: Donde los puentes se alzan. Editorial Letrame (diciembre, 2017). Pág., 21.  
   Y así nace mi poesía, sola en el bosque, en silencio; y entonces canto un tiempo largo. Nadie sabe que estoy en la espesura frondosa, sólo la luna brillante viene a iluminarme... (Perdonadme esta pequeña sinceridad). Hay un cielo melancólico esta noche.
   A pesar de cuantas cosas malas nos ocurran, la esperanza de que somos Unidad en la Naturaleza, con Naturaleza, a través de nuestro amor por ella, me motiva; me emociona. Yo creo que los actos generosos ofrecidos a la vida, en la vida, no son perdidos. Su eco inmarcesible resuena en los ríos, en el agua... Vuelve para ser vida. 🙏🌱💧🌄🌎🐾📚🎵🌹
"Un día me leerás sobre
un puente extranjero"...

***********
Algunas noticias de interés sobre la muerte de la activista Berta Cáceres:



Calle en Bonn, Alemania. Dedicada a Berta Cáceres.



Gracias, lectores. 🙏
Merci beaucoup à tous!

sábado, 27 de junio de 2020

HIJO DE LA LUZ Y DE LA SOMBRA

El poeta Miguel Hernández


"Nadie me salvará de este naufragio
si no es tu amor..."
Miguel Hernández.


Hijo de la luz y de la sombra

Tejidos en el alba, grabados, dos panales

no pueden detener la miel en los pezones.

Tus pechos en el alba: maternos manantiales,

luchan y se atropellan con blancas efusiones.

Se han desbordado, esposa, lunarmente tus venas,

hasta inundar la casa que a tu sabor rezuma.

Y es como si brotaras de un pueblo de colmenas,

tú toda una colmena de leche con espuma.

Es como si tu sangre fuera dulzura y toda

laboriosas abejas filtradas por tus poros.

Oigo un clamor de leche, de inundación, de boda

junto a ti, recorrida por caudales sonoros.

Caudalosa mujer: en tu vientre me entierro,

tu caudaloso vientre será mi sepultura.

Si quemaran mis huesos con la llama del hierro,

verían que grabada llevo allí tu figura.

Para siempre fundidos en el hijo quedamos;

fundidos como anhelan nuestras ansias voraces:

en un ramo de tiempo, de sangre, los dos ramos,

en un haz de caricias, de pelo, los dos haces.

Los muertos, con un fuego congelado que abrasa,

laten junto a los vivos de una manera terca.

Viene a ocupar el hijo los campos y la casa

que tú y yo abandonamos quedándonos muy cerca.

Haremos de este hijo generador sustento,

y hará de nuestra carne materia decisiva:

donde asienten su alma las manos y el aliento

las hélices circulen, la agricultura viva.

Él hará que esta vida no caiga derribada,

pedazo desprendido de nuestros dos pedazos,

que de nuestras dos bocas hará una sola espada

y dos brazos eternos de nuestros cuatro brazos.

No te quiero en ti sola: te quiero en tu ascendencia

y en cuanto de tu vientre descenderá mañana.

Porque la especie humana me han dado por herencia,

la familia del hijo será la especie humana.

Con el amor a cuestas, dormidos y despiertos,

seguiremos besándonos en el hijo profundo.

Besándonos tú y yo, se besan nuestros muertos,

se besan los primeros pobladores del mundo.

*****

Poema escrito por Miguel Hernández ( 1910-1942).

Leyendo a poetas de la tierra, de nuestra tierra. En un día en el que me siento lejos de toda tierra... La poesía siempre nos salva, como si apareciera de improviso una calle en el cielo, y en ella nuestra risa, ingenua como el alba... Sed felices leyendo, amigos; y siempre, cantándole a la libertad... 📚📖 😉🌎🤗😘🌹🎶🌱🌄🌅🙋‍♀️

Miguel Hernández Gilabert (Orihuela, 30 de octubre de 1910 - Alicante, 28 de marzo de 1942). Poeta y dramaturgo español.
Toma parte muy activa en la Guerra Civil española, y al terminar ésta intenta salir del país pero es detenido en la frontera con Portugal. Condenado a pena de muerte, se le conmuta por la de treinta años pero no llega a cumplirla porque muere de tuberculosis el 28 de marzo de 1942 en la prisión de Alicante.

Durante la guerra compone Viento del pueblo (1937) y El hombre acecha (1938) con un estilo que se conoció como “poesía de guerra”. En la cárcel acabó Cancionero y romancero de ausencias (1938-1941). En su obra se encuentran influencias de Garcilaso, Góngora, Quevedo y San Juan de la Cruz.

Fuentes:



Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.

Gracias, lectores. 🙏
Merci beaucoup à tous!



sábado, 13 de junio de 2020

RISAS DE LA POESÍA

Lin Huiyin (1904-1955).

*****


"Ahora el arroyo se vuelve delgado,
esperando, esperando impotente tu regreso".
Xu Zhimo (1891-1931).
Las risas de ella

Sus risas son sus ojos, sus labios
y los torbellinos redondos al lado.
Bellas como las gotas del rocío,
todas y cada una de ellas
se esconden en el brillo de los dientes.
Son risas de la diosa, de la hermosura:
Reflejos en el agua, suaves canciones del viento.

Son risas con sus espumosos cabellos ondulantes,
desordenados, junto a las orejas.
Tiernas y suaves como sombras de flores,
con dulzura provocativa
que irrumpe en lo más hondo de tu corazón.
Risas de la poesía, de la pintura:
huellas de las nubes, suaves ondas de las olas.

No lo pierdas

No pierdas, por favor,
ese amor apasionado del pasado,
que ahora, como el agua que fluye,
ligera, en el fondo silencioso y frío
del manantial de la montaña;
como suspiros confusos
en la oscura noche, en un bosque de pinos.
Manténlo todavía fresco.
Brilla la luna como antes.
Como antes alumbran
las luces al otro lado del monte.
El cielo tachonado de estrellas
impide ver que se alce el sueño.
Reclama a la noche aquella frase.
Créeme: Entre los valles
aún se conserva su eco.

 *****
Dos poemas de LIN HUIYIN (Poetisa) (1904-1955) Recogidos en el libro Poesía China, edición de Guojian Chen (Cátedra).
Nacida en Hangzhou, provincia de Zhejiang, y formada en Francia, tenía mucha amistad con Xu Zhimo y era de la escuela Nueva Luna que éste lideraba. Fue también prosista, arquitecta y sus poemas están coleccionados en Antología de Lin Huiyin. 
También conocida como Lin Whei-yin fue la primera arquitecta en China. Destacó además por escribir interesantes novelas y libros de poesía. Trabajó junto a su marido Liang Sicheng en el proyecto de enseñanza y preservación del patrimonio y diseño urbano. Son autores del monumento de los Héroes del pueblo en la Plaza de Tiananmen en Beijing.


Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.

Gracias, lectores. 🙏
Merci beaucoup à tous!

Queridos lectores, ya con el ánimo en alto, y con las nuevas posibilidades que nos llegan con la desescalada, os dejo dos bellos poemas de algunas de mis lecturas en este tiempo de #Coronavirus . Espero y deseo que cada uno de vosotros tengáis buen ánimo y volváis con ilusión a vuestra nueva etapa. Yo también lo haré.
Gracias por venir a leer a esta orilla, siempre literaria; siempre amiga.
Grâce aux livres, j'ai senti que je marchais toujours avec le soleil devant moi.
N'oubliez pas de lire. Les livres sont des ponts, des rivières, des cieux à travers lesquels fuir le désespoir. 📚🌎🌿🐾🎁😷🤗🗺🌞🙋‍♀️

Algunos de mis libros. Poesía, cuento, relato.

miércoles, 3 de junio de 2020

LA NORIA DEL MAR

Imagen del filme: "Magnolias de acero" (1989) de Herbert Ross. (Julia Roberts).


En un ala del mundo alineados tú y yo,
como dos planetas fugados del cosmos,
vibrando la vida y saliendo a dar vueltas,
errantes sin glorias queriendo ser héroes
buscando horizontes que abran sus puertas.

Aquí y allá, y en todas las partes,
tan dentro de todo y tan fuera del aire,
envueltos en luces que son ilusiones,
de un tiempo furtivo que al fin nos conforme.

Al oeste y al este y en ningún lugar,
durmiendo entre abrazos que no nos abarcan,
viviendo entre besos de solo palabras,
atiendo mis horas y vuelvo a empezar.
"Mundo giratorio,
la noria del mar,
magnolias de plata
vestidas con tules.
Tus ojos me ciegan,
no puedo mirar,
el pecho me tiembla
te quiero besar...
Nuestra luna nace,
se quiere escapar...
El amor llega
con su libertad".
Te quiero entre esquinas que cantan mañanas,
te quiero entre espacios que son dibujados,
sorprende la vida con su abecedario,
lenguaje de un tiempo que canta y proclama
sus notas al margen de lo inesperado.
"La risa vuela
entre la espuma blanca,
las manos se elevan,
caricias se calzan;
y entre los colores
de la primavera,
se enciende una rosa,
se acerca un cometa".

***************

Clarisa Tomás - Campa. © All Rights Reserved. 

Gracias, lectores. 🙏
Merci beaucoup à tous!
       Queridos amigos lectores:
ayer, día 2 de junio, fue mi cumpleaños. Les regalo este poema hecho canción (lo publiqué aquí hace algún tiempo, pero igual canta en mí). Con mis mejores deseos para todos vosotros y con gracias infinitas por estar ahí, leyéndome. Os deseo lo mejor en este tiempo extraño de #coronavirus . Y sobre todo, amad, bailad y abrazad mucho, porque es lo único que la vida os dejará llevar... 😘🤗📚🎁🎵🌎😷🙋‍♀️💃 Amis, la vie est brève, seul l'amour vaut la peine d'être sauvé!


martes, 12 de mayo de 2020

LOS RIESGOS DE NACER NIÑA


Fotografía de Stephanie Sinclair
Una adolescente se toma un descanso en su venta ambulante de baratijas en Mange Bureh. Las niñas no escolarizadas que trabajan en las calles de Sierra Leona para contribuir a la economía familiar corren especial peligro en un país donde los delitos contra ellas suelen quedar impunes.

#Yomequedoencasa  😷😉🌹📚🌍😘🎶🍀✍🙏🙋‍♀️ 

LOS RIESGOS DE NACER NIÑA

Cómo la identidad de género condiciona nuestras vidas

   La pobreza, la violencia y las tradiciones culturales oprimen a millones de niñas del mundo entero, pero algunas ven un rayo de esperanza en la educación.

   Sierra Leona es uno de los peores lugares del mundo para ser niña.

   En este país de África occidental, habitado por unos seis millones de personas, desgarrado por una cruenta guerra civil que duró más de una década y devastado por el Ébola, el simple hecho de nacer niña se traduce en una vida de barreras y tradiciones que a menudo dan más valor a su cuerpo que a su mente. La mayoría de las mujeres de Sierra Leona —el 90% según Unicef— han sido sometidas a la mutilación genital, una práctica que las inicia en la vida adulta y supuestamente las hace más deseables para el matrimonio, pero que también es un método de represión sexual profundamente arraigado en su cultura. Casi la mitad de las chicas se casan antes de los 18 años, y muchas se quedan embarazadas mucho más jóvenes, a menudo en su segundo o tercer ciclo menstrual. Muchas son víctimas de la violencia sexual; las violaciones suelen quedar impunes. En 2013 más del 25% de las sierraleonesas de entre 15 y 19 años estaban embarazadas o ya eran madres, lo que supone una de las tasas de gestación más elevadas del mundo para esta franja de edad. Y demasiadas mueren en el parto: es el porcentaje más alto del mundo, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud y otras entidades internacionales. La mutilación genital femenina puede elevar el riesgo de sufrir complicaciones obstétricas.

Fotografía de Stephanie Sinclair.
Una niña es sometida a una mutilación genital durante una ceremonia colectiva celebrada en un colegio de Bandung, Indonesia, en 2006. Según Unicef, al menos 200 millones de niñas y mujeres de unos 30 países -entre ellas alrededor de la mitad de las indonesias menores de 12 años- han sufrido la mutilación genital. La práctica sigue realizándose y no siempre con las condiciones higiénicas adecuadas. 

   «Si vas a las provincias te encuentras con chicas de 23 años, de 15 años, ya casadas y con sus bebés en brazos», dice Annie Mafinda, comadrona del Rainbo Center, que ayuda a víctimas de la violencia sexual en Freetown, la capital de Sierra Leona. Muchas de las pacientes atendidas en este centro tienen entre 12 y 15 años».

Fotografía de Stephanie Sinclair.
Los matrimonios concertados son habituales en Sierra Leona. Baby Sibureh, de 17 años, y Claude Seibureh, de 48, vecinos de Freetown, se casaron en plena crisis del ébola. Cuando nació su hijo Joseph, a la madre hubo que hacerle una cesárea.

    Entre otras historias, dice Alexis:

  Cuando conocí a Sarah en Freetown, una ciudad que se levanta sobre una península montañosa junto a un puerto rutilante, tenía 14 años y estaba embarazada de seis meses, aunque parecía varios años más joven. Hablaba en un susurro, era bajita y menuda, llevaba las uñas de los pies pintadas de rojo y el pelo bien recogido bajo un pañuelo de color melocotón. Me contó que la había violado un muchacho, vecino de su familia, que se marchó de la ciudad tras la supuesta agresión. Cuando su madre se enteró de que estaba embarazada, la echó de casa. Ahora Sarah (cuyo apellido nos reservamos) vive con la madre del chico que según ella la forzó. La madre del supuesto violador fue la única que se prestó a acogerla; en Sierra Leona las mujeres suelen vivir con la familia del esposo. Sarah tiene que cocinar, limpiar la casa y hacer la colada. Me contó que la madre del chico le pega cuando, de puro agotamiento, no cumple con sus tareas.

   Con tantas trabas, ¿cómo puede una chica como Sarah sobrevivir y salir adelante en Sierra Leona?

  Las sierraleonesas suelen decir que el trauma de su país tiene su origen en la guerra civil que enfrentó a grupos rebeldes y al Gobierno. Desde 1991 y durante 10 años, miles de niñas y mujeres fueron violadas. Decenas de miles de personas fueron asesinadas. Y más de dos millones se vieron desplazadas. Más recientemente ha sido el virus del Ébola el que ha hecho estragos en el país, cobrándose una 4.000 vidas en menos de dos años.

Fotografía de Stephanie Sinclair.
Niñas de la aldea sierraleonesa de Masanga toman parte en ceremonias Bondo alternativas en las que se inician como mujeres adultas sin someterse a la mutilación genital. 

  «En este país no importa la vida, ni el cuerpo, ni el alma de las mujeres jóvenes —afirma Fatou Wurie, nacida en Sierra Leona, criada en el extranjero y que regresó a su país natal, a Freetown, donde trabaja en pro de los derechos de las mujeres—. Hasta la última política que implantamos excluye la voz de las jóvenes sierraleonesas».

Al participar en una ceremonia Bondo, alternativa que no incluye la mutilación genital femenina, estas niñas de Masanga reciben educación gratuita garantizada por Masanga Assistance Education, una organización suiza sin ánimo de lucro. 

   A pesar de que he pasado largas temporadas en diversos lugares de África occidental, la primera vez que pisé Sierra Leona me quedé profundamente impactada. He estado en Nigeria, Ghana, Senegal y Costa de Marfil, pero Sierra Leona me pareció diferente: menos acogedora, menos exuberante, más suspicaz y recelosa. Sin embargo, también descubrí que incluso en este país tan turbulento hay jóvenes que encuentran la manera de sobreponerse por encima de todo.

Fotografía de Stephanie Sinclair.
Rinki y Arti Kumari comparten un momento distendido en su habitación durante un receso de las clases que reciben en la escuela pública a la que asisten, la Kasturba Gandhi Balika Vidyalaya de Forbesganj, en la India. Entidad benéfica gestionado por Apne Aaap, cuya misión es poner fin a la trata sexual.

*********

Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.

*********

Fuentes:
Alexis Okeowo
Fotografías de Stephanie Sinclais

Gracias, lectores. 🙏
Merci beaucoup à tous!
Nous connaissons nos malheurs et ils nous semblent uniques. Dans le monde, il y a beaucoup de malheurs communs...

#Yomequedoencasa  😷😉🌹📚🌍😘🎶🍀✍🙏🙋‍♀️ 


Canción de ayub Ogada que habla de cosas bonitas:
La lluvia está en camino,
devuelve nuestro ganado a casa.
Yahye, los niños...

martes, 28 de abril de 2020

VENTANA Y SUS 40 DÍAS LADRONES

Y aquí seguimos, alegre y feliz, esperando que vuelvan los pájaros,
mi perro, el gato... Adiós #COVID19, adiós... 💃🤦‍♀️🎈🎵🤸‍♀️🤹‍♀️🧗‍♀️💆‍♀️🏋️‍♀️🚣‍♀️👶

**************

Ventana y sus 40 días ladrones
En la dialéctica ladrona, 
el baile, la risa, sientan bien...
Pero tú no me dejes de querer...

No creo en petroleros sobre el asfalto
por más que baleen en la pantomima,
ni en las calles que conducen al éxtasis
sin nada a cambio, sin el truco de magia.

En la guerra camuflada de paz y danza
que araña las mañanas, que corta los cuellos
así como quien pela una tierna manzana.

No creo en la palabrería
de los necios que todo lo saben,
ni en maratones de noticias al por mayor
con su oferta de carne y verdura.

En las horas malditas de los usurpadores
que todo lo copan,
ni en el tiempo callado que pasa
sin contar la última tragedia del solitario.

En las leyes con su mantra inútil
mercenarias del orden, voceros del bulo,
balanzas de Torre y Pisa retorcida
según la inclinación del poderoso de turno.

En los ojos de los predicadores,
siempre atravesados en las mirillas
clavando cruces a plena soberbia,
incluso en los tristes días de cuarentena.
No creo en predicados al gratén o parrilla,
ni en retóricas bien rebozadas
de hipocresías al pimentón y al perejil,
vuelta y vuelta.

No creo en falsos ideales, según el comercio en alza
de los gurús de trampa y humo,
en el mercadeo al que llaman antesala del éxito,
carátulas hirientes de verde albahaca
y flautas de Amelín,
porque la mentira, vieja parca,
es la verdad que más beneficios obtiene,
ahora y siempre y después del reino de mis huesos...

No creo en “jamases” ni en “parasiempres”,
ni en el cuento de nunca acabar
así por que sí, punto y final,
que mata mis libres perdices y el canto del gorrión
en la ventana...

“Dame mi rosa”, le pedí a un amor
sin flechas de Cupido que pasaba.
Y él, sin titubeos ni ataduras
me dio la rosa de su boca
rebosante de alegría... ¡Oh Pasión!

Que me quieran sin súplicas
es algo que agradezco y rezo por ello.
Que me amen sin preguntas
y sin remordimientos,
es cuanto ambiciono para mis noches eternas...

No creo en los que triunfan
con sus obras, sin sangrar la letra,
    —digan lo que digan sus amables talentos—;
    sin envidias ni envidiados,
    grosera mano de la oferta.
La belleza y lo bueno no caen como ciruelas...

No creo en los que hinchan
escaparates con sus ecos
presumiendo de buen narrar y jardín con suerte.
¡Falso!
Porque al sin nombre nada se le regala
que no esté a los pies de los caballos,
porque el aplauso es precio que se paga
siempre al contado...

Preguntad al cantor Homero que anduvo
en mares tormentosos
y senderos utópicos,
o al teatral Chejov, gaviota en los cerezos
y fiel crédulo,
ellos saben cuánto vale de verdad el arte...

Creo en Agua, Sol, Fuego, Aire.
En la madre y mi nacimiento
de soles boquiabiertos,
en el padre que me dio abrazos
por encima de pronósticos y árboles.

Creo en mi voz
y en los ojos gigantes
luminosos de amor,
los que vi cuando
yo era ciega y amarga...

Especie rara nacida de cuatro asombros
para saciar la sequedad del impulso
que agita mi garganta.
Aglutino rostros en la breve crisálida
del alma que me sostiene,
en el verso lavanda me susurro
hasta el despertar de mis alas...

Creo en la gota que brota
del amor resucitado,
porque yo la vi sonreír y no era un sueño.
En Ella,
que no sabe que es ella,
intensa y honda.
En su remo y lágrima
de estrella perdida en cauce y discurso,
sangre y ola.

Gota extraordinaria, águila de Pushkin,
sobrevuela playas de rojos danubios,
y oculta planea el vasto silencio
de mi nombre desnudo.

*******
Poema del libro inédito 
Canciones para una ventana por Clarisa T. (Pronto publicaré)

*************


Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.

Gracias, lectores. 🙏
Merci beaucoup à tous!

#Yomequedoencasa  😷😉🌹📚🌍😘🎶🍀✍🙏🙋‍♀️ 

Con buen humor, la vida, a ratos, tiene su gracia... 
Riez comme des enfants, avec vos pieds et votre nombril, s'il vous plaît!!!!

Con la preciosa Rozalen, ensayamos pasos nuevos...