martes, 2 de marzo de 2021

RENACIMIENTO

Óleo: Renacer o la tristeza (no hay mal que por bien no venga), 2009. Arte contemporáneo. Simbolismo. Autor: Patricia De Cárcer Moreno.  
https://es.artquid.com/seller/p.de.carcer/about Copyright Patricia De Cárcer Moreno. 

Había una vez...

Renacimiento

Aún después del arrastre,

aún después de haber amado a muerte...


Hoja al viento en la ventura

despojada de su rama,

elevada a las alturas

en canciones que se escapan.


Ya sin manos,

ya sin vientre,

ya olvidada de ternuras,

ya sin mayos.


Horizontes de remansos

en sus ojos se han vencido.

Los caminos infinitos

que bordean las montañas,

ha caído junto al bosque

donde el Árbol la reclama.


Ya empapada de silencios,

ya arrugada,

ya ceniza.

Océanos remolinos

en su boca se conmueven...


Bajo el eco de la lluvia

su gemido brota y vuelve

al misterio de la Vida.

Abrazada a sus raíces,

ya dormida,

ya incipiente.

🌱🌱🌱

Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.

🍃🍃🍃

Gracias, lectores. 🙏
Merci beaucoup à tous! 


🌟Poema incluído en el libro inédito: Pequeñas historias bajo luna amarilla
Clarisa T. Copyright ©

miércoles, 17 de febrero de 2021

ENDLESS

Luna romántica (Internet).

El amor nos contempla,
no te distraigas.
Sólo el amor queda,
la vida pasa... 

Endless


Yo habitaba en un desierto

esperando ver flores.

La vida era en mí una rama sin hojas,

y al verte, mi alma, volvió de regreso.

Mi refugio de luz,

mi primer pensamiento,

mi esperanza elevada en las olas.


En el atardecer, revolotea la tristeza

en los verdes espinos,

nada destruirá la fiel primavera

que tengo contigo...

Reclamo tus ojos

mientras cruza una estrella

temblorosa hacia el sur,

mi voz chalanea con el viento de orillas.


Estás lejos de mí atrapado en el ártico

y tu remo incansable,

pero pronto vendrás, quizás en la noche...

Revivo principios y aprendo a vivir

como el árbol que sabe

que hacia el sol se encamina...


Ahora que han pasado cosechas y ríos

sobre nuestras cabezas,

mi corazón te llama

prendido de sueños en mi alma de pájaro.


Tú eres mi canto de supervivencia,

sólo contigo mi ser es profundo.

Quizá nuestra historia jamás se doblegue,

aunque acaben los días y las hojas no beban...


Músicas avanzan por mi piel, tus secretos

desde lejos me llaman,

tu voz fluye como las bellas canciones

que nunca se rinden,

es un cesto de besos riendo en la boca,

en el breve milagro que inflama raíces.

Amado que agitas mi anhelo, ¡ven pronto!

¿Será interminable nuestra cita de amor?


Todo ha cambiado por fuera,

no hay ritmo en las calles,

las sombras destruyen, pero dentro de mí

triunfas inagotable,

dulce violín bajo el cerco de luna.

🌹🌹🌹

Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.

Gracias, lectores. 🙏
Merci beaucoup à tous!

Note: Poema del  libro inédito (publicación prevista) "Noviembre en París". Y escribimos al Amor, sobre Amor, por Amor... ¡cómo no! l'amour l'amour... 💝💗🎶🌹 


viernes, 29 de enero de 2021

SUR LE CHAMP DE MARS

 

 

"Todos me cuentan que alguna vez

estuve aquí,

siendo gota en la sangre...".

Clarisa T. (Del libro Entre dos tierras, nov.2015).

Sur le Champ de Mars


Háblame de ti, te escucho, extranjero.

Sé que has llegado

a esta ciudad buscando a los dioses.

Sé que en tu sangre crece el roble del Kurdistán

y en tus manos, un poema de amor llueve...


La gente vive

en casas de colchón mullido,

en las calles sólo quedan migajas

de un ramo de rosas que alguien desechó.


Yo también llegué como tú

con intensas canciones en los hombros.

Ahora canto silencios

en los ángulos llanos,

en la cola del sufrimiento

espero mi trozo de paz.


Mi corazón se diluye

en el gemido del universo,

y no imagina el destierro profundo

porque aún sueña con el reino imaginario...

¿Puedes imaginar un cielo sin estrellas?

Yo creo que los dioses observan nuestros cantos

aunque desde esta distancia no lo parezca...

Háblame de ti, te escucho, extranjero.


La gente vive dentro de sus máscaras

con la frívola indiferencia y sus caros perfumes.

Tú sólo eres un hijo de la guerra;

yo sólo soy otra hija expatriada...


Los cristales se agrietan

cuando tú y yo pasamos,

estamos acostumbrados

a los añicos del cielo.

La gente está en sus casas

adornada de ojeras,

pervive con los ojos cerrados.

El perro vagabundo saborea y relame

un croissant que acabó en las aceras...


Háblame de ti, te escucho, extranjero.

Sur le Champ de Mars

el tiempo se para a escuchar leyendas

de frutos picoteados,

y perdona la prisa de la hierba.


Has soportado tanta malicia,

tantas puestas de sol aterradoras,

que estás preparado para

que te incrusten la corona del solitario.


También yo estoy dispuesta

para besar tu blanco acento

a los pies de la Grande Dame.

Deseo quemar mis dolores de aguja

y el poema que arrastro.

Deseo rodar sobre nubes sedosas

en tus brazos llovidos,

y arrancar, gota a gota, el llanto esculpido

en las mudas cabezas de los astros.


Y una vez más, esa gloriosa, ¡gloriosa!

sensación de escalar una boca amapola,

hasta el límite del ardor

como un sol sin complejos...

Háblame de ti, te escucho, extranjero.

🌱🌱🌱

Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.

Nota: Poema que pertenece al libro inédito (publicación prevista) "Noviembre en París" por Clarisa T. Dedicado a los encuentros

Gracias, lectores. 🙏
Merci beaucoup à tous!


domingo, 3 de enero de 2021

SAMBURU

Jóvenes de la etnia Samburu vestidas con adornos típicos, en Samburu (Kenia).

"Recuerda, si hay tormenta, habrá arcoíris".

Proverbio africano.

Samburu

¡La belleza es una luciérnaga de oro!

Por el camino a Samburu

encontré corazones sensibles

y valles donde el arcoíris canta.

Las acacias delgadas

y la flor amarilla

se mecían entre polvaredas

y soles caminantes.

La fauna dorada se dejaba

ver por las veredas

en busca del lecho fresco.

Y allá, en la manyatta,

la vida poblaba fértil y roja.


Al atardecer las colinas

se pintan de ocres y frutos maduros,

en sus cimas secretas,

los veleros alados ondulan

sin temor a la noche.

Yo también fui pluma nueva

con su propio dominio pasajero,

irisada en los lugares sagrados

sin prisa de volver.


Mi corazón suspiró como la presa

que escapa de la jaula y vuelve al vuelo.

Ya estoy donde quería, ¡tierra ceñida

por ojos que desbordan! 

Alzada fui hasta el himno del Poeta,

una luz asomaba, sonreía...

Abrí los ojos al color de aquellas

voces transparentes. Amanecía...

💧💧💧


La reserva Samburo se encuentra en la parte central de Kenia al norte del río Ewaso Ng'iro y los montes Koltogor y Ololokwe. Llamado pueblo nilótico, como los Masái.

Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.

Gracias, lectores. 🙏
Merci beaucoup à tous!

Queridos lectores: os deseo un feliz año 2021, lleno de ilusiones y en buena compañía. Y con esperanza.  " El río se llena con pequeños arroyos". Proverbio africano. 
Volvemos al viaje de la Vida. A escribir... Espero que me acompañéis. 🌎🌍💚🌞🌏🪁✍🌱🐾🌹

miércoles, 16 de diciembre de 2020

NOCHEBUENA

Alrededor del Colegio (Kenya). Recogiendo hierbas... ¡Alegría!

"Si je change, tout change"

Nochebuena

Sobre las blancas colinas

el viento ruge como un soldado

en el dolor de su último combate.

Es un rugir puntiagudo

que llega suavemente

en la noche de cándidas estrellas.


Todas las puertas permanecen cerradas,

todas las ventanas con sus candados.

Todas las bocas celebran la intensa

cosecha de los mundos torcidos.

Rutilantes campanillas,

campanean... ¡Din, don!


En un cesto, junto al fuego abrasador,

las babilonias disfrutan los festines

desprovistos de todo amor,

mientras la intemperie congela

miles de peladuras de naranjas

y un sin fin de sufridas astillas.


Pero en mi corazón,

el ave de hoja blanca emprende

un vuelo acostumbrado a soñar.

¿A dónde irá en la noche chispeante

de inciensos, sola con su trueno?


Dicen que hay silencios tan hondos

que no quieren salir de su rincón,

por temor a dejar de velar

el gemido del viento en las llanuras.

Que hay aves que nunca guardan

alientos para la vuelta,

porque saben que el regreso

es un valle de espeso olvido.

Que hay ojos que jamás se abren

por miedo a despertar en lugares sin risas.

Que hay flores que no asoman

por espanto a ser bocado de alguna maldad.


Quizás el Corazón universal

es tan sólo un aprendiz de astro,

abrumado por la distancia etérea

entre su ojo derecho y su ojo izquierdo.


Un minúsculo grito

que duele sólo en el Alma.

Un tierno tallo que se rompe, sobrecogido,

por todas las canciones desprendidas de la noche.

Y en su centro original,

él celebra sin bullicio,

junto a todos los nacimientos

que caben en sus ojos,

el amanecer de la soledad del perro,

de la inocencia en abandono,

de la tristeza del cordero en la mesa de Navidad...


Mi corazón, acostumbrado al eco

de la fiesta mundana,

no suena en esta noche divisoria y fugaz.

Quiere temblar en hojas de algún tesoro intacto

pero se desfigura como Luna en el caldero.

Abraza una esperanza escapada, quizás,

de aquella huella que un niño acuna.

Alcanza una planicie con diminutas cruces

hollada de palabras que quieren nacer,

y encuentra lo buscado, ¡allí, allí!

Donde duerme el lucero que dejó de brillar...

🌹🌹🌹

Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.

Gracias, lectores. 🙏
Merci beaucoup à tous!

Queridos lectores, amigos:
con este poema inventado para la ocasión os deseo una ¡Feliz Navidad! a todos.
También está dedicado a los niños, animales, humanos entrañables y árboles que ya no veré... Y a todos los luceros que dejaron de brillar. Gracias por vuestra luz.
A todos os deseo un 2021 mejor que el 2020, el cual quedará en la memoria de todos los mundanos como uno de los peores y más tristes, al menos de este siglo. 
Que viváis como la luz vive en la estrella, a fuerza de impulso, de insistencia. Y que no derraméis ni una lágrima que no sea elegida, que la armonía sea el paso de cada día vuestro. Y amor, ¡mucho amor! Con él la mesa siempre está llena. 🌹🙋‍♀️🤗🌞😷
Joyeux Noël    god Jul   boldog Karácsonyt   С Рождеством  Krismasi Njema
Merry Christmas            щасливого Різдва        聖誕節快樂      Feliz Natal
Fröhliche Weihnachten        καλά Χριστούγεννα     Nollaig Shona
Esta canción es una versión rusa de una canción de cuna ucraniana. En Ucrania existe una costumbre de cantarle al recién nacido una canción con las palabras que cada madre elige pero igual música. Así, cada niño tiene su propia canción nacida del corazón de su madre. Podéis probar con vuestros hijos, os aseguro que es una experiencia preciosa. El niño duerme ilusionado con su propia historia...

Canción de navidad original del compositor ucraniano Mykola Leontovych y popularizada en todo el mundo. 🤗🌞🎶

lunes, 30 de noviembre de 2020

VIERNES DE ANIVERSARIO


Belleza ucraniana

Viernes de aniversario

Hoy puedo hablarte

de la duda y de la herida, de mis años sin ti

en busca de hogar.

De las bocas de los peces

cuando vienen a nadar en el desvelo.

Del diálogo ingenuo que inicie con tu aroma,

cuando yo era una pregunta

y la tierra un gran trébol de hojas de arena.

Te puedo contar las mil y una historias

de los muertos de amores allá en sus nevadas,

sus calvas siluetas al vaivén del destierro.


De todo lo que le oculté a la perla del iris

para no hacer brotar en la piedra una llama.

De todo lo que barrí en mi triste tejado,

bajo miedos colmillos y aves despiertas.


Quizás tú no sepas que ya entonces te amaba,

cuando mi voz era apenas un lirio

y el agua un jilguero de valle en valle.

¿Te he dicho que te amo?


A veces olvido

que tú eres mi silencio entreabierto,

la aurora que nace en mis hombros

sólo con pensar en tu sonrisa.

¿Te he dicho que te espero

en el mismo lugar donde nacimos?


En la calle, el viejo Anatoli toca su balada

de mundos caídos, las pequeñas

luces de los adoquines

se arremolinan alrededor de sus dedos,

igual que el arrullo del Dniéper

en las faldas, en las piernas.

Pero mis ojos te buscan en los que vuelven

después de un día de remos.

¿Te he dicho cuánto te amo?

A veces se me olvida que vives en mis labios...


El té se enfría en la taza, ¡acaba el viernes nuestro!,

mi corazón se cala, la araña teje y teje.

Releo tu mensaje:“¡Voy!”. ¿No te quedan palabras?

Tomo un sorbo de aire —baja al fondo de mí—,

sabe a ciudad sin muros, a puerta que se abre...

Dorada primavera de corona floral, ¡el tiempo era un ingenuo!

¡La hierba estaba espléndida ese día de amor!

¿Te he dicho que te amo?


Cenizas de acuarelas

bañan el musgo frío, un bosque se evapora,

duerme el fuego del mundo.

Sobre el viejo acordeón un canto puebla, sueña...

Tu maleta se acerca, da saltos,

se adelanta tu acento en su ternura,

ilumina la escalera como un pájaro de luz.

De blancos castaños, en Kyiv el cielo es alto,

la nube que era espera se diluye,

ya desnuda, ya sin ruido.

🌹🌹🌹

Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.

Gracias, lectores. 🙏
Merci beaucoup à tous!

Avec tout mon amour pour mes amis lecteurs. Avec amour. Toujours l'amour. Merci!🌹😘📚

З усією любов’ю до своїх друзів-читачів. З любов'ю. Завжди люблю. Дякую! 🌹

Panorámica de Kiev (Ucrania)

Palacio de la Ópera en Kiev (Ucrania)
Memorial en Kiev. El Holodomor (en ucraniano: Голодомор)
Significa "genocidio por hambre"
Cúpulas doradas, palacios medievales

Niña ucraniana con Corona floral y traje típico

lunes, 16 de noviembre de 2020

EL DIOS DEL MÁSTIL

 

Montaña de perros de Elena Barón (2013). (Admirable artista. Gracias)

https://www.singulart.com/fr/artiste/elena-bar%C3%B3n-4587

Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.


El dios del mástil

Abro la puerta,

   dejo entrar un mañana

      muerto de miedo.

Al ayer lo despido sin lágrimas.

   No quedan mares que despedir,

      me acurruco en la sombra de la ola.


No hay memoria en las calles,

   las casas sin tejados enseñan

      sus desnudos interiores,

         ni una silla, ni una mesa,

ni una luz encendida;

   la sopa está sin plato, las sábanas

      por el suelo se desploman.

Hoy el sol se ha tapado la cara

   y creo que de vergüenza.


Algunos caminantes, desorientados,

   cruzan el puente donde termina la ciudad.

Desde mi ventana de verde ojera

   los veo desaparecer en el escalofrío.

Allá, junto al mástil blanco de la montaña,

   un perro duerme a los pies de dios.


Son dos iguales 

   dándose calor y abrazos tiernos.

Dos amigos que comparten

   un plato de sopa y se cuentan desdichas.


Dios le cuenta a Perro sus arenas

   de millones de fuegos y astillas.

Los mares que tuvo que andar

   para salvar su último barco.

Perro, dulcemente, con su lengua inmaculada

   le lame los hilillos de sangre

      que resbalan de una espina de su pelo.


Los veo cómo se abrazan,

   mi solo corazón vuelve a navegar

      entre los peces victoriosos.


Salta una chispa alegre

   entre mis dientes y mis huesos,

      es un colibrí recién nacido,

         mientras suena el silbido de la ardiente tetera.


En mis paredes, los ojos de Vida se entreabren...

   Pestañean de nuevo, como si tuvieran

      su vital impulso primario por diadema.


Me alegro de ver lo que veo

   en mi mar de ausencias infinitas,

      tan culpables, tan anchas, tan viejas.

La montaña despliega su vela en las alturas,

   un soplo de eternidad emerge

      sobre las cabezas grises.

Junto al escaso aire que me sostiene,

   un cachorro velero revolotea y quiere andar.


¡Qué bien! le digo al ojo del rincón

   donde duerme la noche y la tormenta—:

      ¡Dios no está solo! ¡No estará solo!

🌟🌟🌟

Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.

Gracias, lectores. 🙏
Merci beaucoup à tous!

Queridos amigos, lectores:

Seguimos en pausa forzosa, pero es un tiempo valioso para mirarse, para alegrarse, para reconocerse. Yo, me miro en las palabras escritas, me alegro de reconocer su belleza, me reconozco en ellas como en el pecho de la madre; como en los ojos del padre. Quizá es lo más valioso para mí en este tiempo, porque creo que hay que detenerse a veces para no perderse los detalles de la Vida. 

Y puede que yo, como escribía Aleixandre: "Escribo acaso para los que no me leen". Pero esto de escribir me da felicidad. Con todo mi cariño. ✍📚🌹😷🤗🙋‍♀️Bonheur et santé à tous! Merci à mes amis lecteurs!