viernes, 8 de febrero de 2019

EN LA GRAN BIBLIOTECA

Trinity College Library, Dublín.




En la gran biblioteca


Pesa la soledad en mis poemas
igual que la lluvia plomiza de Dublín
sobrecoge los hombros solitarios,
perdura en los paraguas...

A mi alrededor 
la anchura de la gran biblioteca,
más de un millón de libros sobre mi cabeza...

Mis apuntes de historia dispersos, me distraigo
con el vuelo de un pájaro que rayó en la ventana...

Y cuántos, como yo,
como ellos,
dolidos de amor, muertos de amor,
suplicantes de altas escaleras,
esperan amontonados en alturas
a que nazcan terremotos de manos,
soles tras las vidrieras...
Y cuántos, arrugados de sueños, esperan
ser abiertos hoja a hoja,
saborear mil dedos perfumados
inéditos de ensayos,
las tentadoras marcas de besos de los bordes.

Lamer hojas vencidas de nostalgias,
lamer todo el amor sobre algún prólogo...

Desnuda estoy en la colina de Tara,
aquí vine a buscarme futuros narrativos,
las fábulas de Osín en mañanas risueñas,
pero mi pelo se ha teñido de tristes violines...

El amor me es infiel por todos los costados,
vuelve a burlarse de mí, coquetea
en las tabernas de Dublín
ebrio de noches turbadoras,
repiquetea embaucador en las viejas calles.
Quizá vaya en busca de otras inocencias
donde sembrar palabras
para un nuevo holocausto...

La soledad pesa en mis poemas, en mis párpados
se enmaraña ojerosa,
cierro este capítulo doblegada al silencio,
me niego a tocar nuevas páginas...

Un candado he puesto en mis ojos, porque
no puedo admirar
tantos libros solos sin esperanza
de volver a sentir «esplendor sobre la hierba»...

Llena estoy de un peso de siglos, azota mi pecho
como el granizo en los tejados...
En mi lomo, la fina nieve del polvo se pega
igual que en aquellos libros de los últimos estantes,
se apila sutil la indiferencia.

**********

Clarisa Tomás Campa. © All Rights Reserved.

Gracias, lector.

Beaucoup de soleils pour vous, des lecteurs authentiques!


miércoles, 30 de enero de 2019

LA CERTEZA DEL INVICTO

Imagen del filme: Enemy at the Gates (Enemigo a las puertas), 2001.
Director: Jean-Jacques Annaud. Drama bélico.



"Es triste soñar algo que nunca sucederá".
Vasili Záitsev.



La certeza del invicto


Cuando acabe la guerra
tendré millones de municiones
para guardar en mi caja fuerte del banco.
Tendré más tanques para adornar el salón,
bien abrillantados, junto al piano.

Mis amigos vendrán a mis fiestas gloriosas,
vestidos con sus fusiles nuevos,
celebraremos la buena muerte y la sangre copiosa,
cantaremos guerras preciosas...

Seguro que millones de muertos estarán satisfechos,
me ocupé bien de ellos, los maté hábilmente...
Reconozco que la guerra me ha sido fiel a diario,
no tuve que sangrarla casi nada,
ella siempre a mi lado dilecta, bien armada,
amante encadenada...
Jude Law y Rachel Weisz

Algunos dirán que tuve la suerte del principiante,
la guerra ha sido buena conmigo, y yo, agradecido,
siempre he procurado aplastar bien las cabezas.

Y si alguno lloraba en la cuna muerto de miedo,
traía mi obús preferido
y le cantaba por los aires.
¡Qué narices, a preciso no hay quien me gane!
Pero es impresionante cuántos dientes tienen las bocas...

Cuando acabe la guerra nadaré
en un mar de fortuna,
los jardines marinos serán mis deudores eternos
por cuánto me esforcé,
por cuánto tuve que matar
para mantener sus estómagos bien llenos...


*****

Clarisa Tomás Campa. © All Rights Reserved.

*****

Millones de  gracias, lectores.
Un million de grâces et des millions de sourires.


Hablando de guerras...
Enemigo a las puertas es una adaptación de la novela homónima escrita por William  Craig, basada en un hecho real que relata la historia de dos francotiradores opuestos. Vasili Záitsev por el lado soviético, y por el lado alemán, el Mayor König, durante la batalla de Stalingrado en 1942.
Esta guerra real acabó cobrándose casi cuatro millones de bajas. No obstante, como bien sabéis, la guerra es, sigue siendo, la protagonista perpetua y la única que cuenta victorias.

Fragmento del libro y del filme, donde Danilov (oficial encargado de la propaganda soviética), se lamenta...
"El hombre nunca cambiará. Nos hemos esforzado tanto en construir una sociedad equitativa donde no hubiera nada que envidiar al vecino... Pero siempre hay algo que envidiar. Una sonrisa, una amistad, algo que no tenemos y de lo que queremos apropiarnos. En este mundo, incluso en el soviético, siempre habrá ricos y pobres, gente con esperanza y desesperados, ricos en amor y pobres en amor..."

Clarisa Tomás Campa. © All Rights Reserved.

jueves, 17 de enero de 2019

DESPUÉS DE LA HERIDA

Pintura de Dimitri Kolujni, artista ucraniano. Hiperrealismo.


"Lo perdido en el fuego
se encontrará en las cenizas".
"Los siete magníficos".




Después de la herida

Queda un camino
de ojeras cerrado al tránsito
de palabras, las espinas
se aventuran más abajo de la llaga
sin apenas ruido.
Oculto en la sospecha, el alarido,
discurre por las venas,
inventa una ventana donde saltar.

Después de la herida
los pájaros vuelan desplumados,
las alfombras sacuden su metralla,
el césped y el musgo,
sin mirarse, aturdidos,
se retuercen en la espalda del muro.

En los bordes óxidos,
en las escaleras rotas,
en las hebras de piel, acuden
nubecillas sedientas a beber.

Los ojos fluyen sin lágrimas, secos
de luchas quedan derribados.
Nublados por el dolor del vasallaje al alma, silenciados
por los pasos de millones de flores abiertas.


Clarisa Tomás Campa. © All Rights Reserved.


Gracias, lector.
Je désire que de ces lectures ils jouissent de moi écrire. Merci pour choisir me lire.


domingo, 6 de enero de 2019

LAS SIETE LETRAS DE TU NOMBRE

"Niños cogiendo estrellas" (1999).
Pintura de Rosa María Maldonado Guerrero,
pintora autodidacta nacida en Granada.

Cada vida es una navidad.
Celebremos la vida...




Las siete letras de tu nombre

   Aquella navidad fue diferente: unos padres ya no tenían a su hija. La niña tenía seis años, seis meses y un día cuando voló con el rayo de la mañana.
   En la calle, un perro huérfano callejeaba buscando un hogar. La madre lo vio por la ventana, bajó y le abrió el portal. Mientras el perrito comía y se calentaba, ella escribía y le contaba la historia de Rosalie...

   «Ayer, bajo un tenue sol de diciembre, dejé ir a Rosalie. Ella llevaba el vestido azul con florecillas de agua marina y rosa, que su padre le regaló al cumplir los séis años. Mi pequeña familia, cuatro amigos y algunos vecinos lloraron junto a mí, mientras hice volar sus cenizas sobre el mar. Un poco alejado, detrás, al pie del viejo tejo de la colina, él, también lloró. Sentí su dolor de padre, culpándose por haber permitido que la distancia, el trabajo importante y tantas cosas prescindibles, lo apartaran de ella y de mí. Sentí sus lágrimas, su dolor como el mío, atragantado en la garganta. Y aún así, no pude mirarlo, ni permití que me diera un abrazo. ¿Abrazos?... Se rompieron hace tiempo y no sé en qué parte del camino nuestro amor ideal dejó de latir... Después tuve remordimientos porque sé que ella lo amaba tanto... Nos hemos regalado abrazos toda la noche, su padre y yo, porque era “nochebuena” y queríamos que ella durmiera feliz.

  Hoy me levanté temprano y he venido a vivir a tu cuarto. Sobre tu cama pequeña, sin tu risa, pero llena aún de ti, mientras suena un villancico que habla de nacimientos y noches felices, escribo para no morir de pena...Te escribo poemas y renacerás en letras —me digo—. Leí en alguna parte que, tiene sentido reír, cuando el corazón está alegre. Sino es así, lo mejor es dejarse llevar y llorar hasta el desborde. Hasta inundar el mar y rebasar todas las corrientes... La alegría se alejó de mí cuando te pusiste enferma... Algo ocurrió, ¿quizá fuiste tú, pequeña, que lo enviaste como un regalo?... Pero por aquí hay un perrito que mueve la cola y juega con tu osito azul. Te gustaría, lo sé, porque tiene esa dulzura de los que saben dar amor y enamoran con su mirada. Hoy es Navidad, un nuevo día que quiero celebrar..., celebrarte.

   Celebro las siete letras de tu nombre. Las escribo de todas las formas que a ti te gustaban. Les hago rizos, bucles, diademas con tiernas guirnaldas de florecillas... Les pinto confetis, mil globos dorados como tu pelo... Hago barquitos con ellas... Llega una gran ola y me hunde con todos los cuentos que te leí. Ellos y yo bajamos al mar, buscamos a Nemo... Una sirenita me ayuda, consigo subir a tu “R”, salto a la “O”; me agarro a tu “S”; me resbalo junto al “Mago de Oz” y “Cenicienta”... En un alarde de fuerza, tu “A” me sujeta, mientras “El reno Rudolph” se pega a mi nariz; tu bella “L” me abraza con su ángulo recto y yo tambaleo, me agarro a “La rosa de Navidad” y tiemblo y tiembla... Me salva tu “I” inocente, pero en mi desmayo solo veo estrellas de mar... “El pequeño colibrí” canta y canta... «¡Rosalie!» «¡Rosalie!». Y entonces tu “E”, intrépida, me atrapa, me impulsa tu aliento valiente y, respiro... Vuelvo a navegar sobre una “Cajita de besos”, igual que tus besos...

   Celebro tu nacimiento, tus casi siete navidades. Fue un día dorado de junio, en la ventana brillaba el sol y las veintisiete magnolias radiantes que tu padre nos regaló: una por cada hora que él estuvo esperando...
   Celebro el abrir de tus ojos, tu mamar de mi pecho con tu boca de fresa... Tu dormir angelical, porque fuiste un ángel desde el nacer. ¡El más bello cuento de Navidad!
   Celebro tu primer cumpleaños. Ya casi andabas y decías incipientes poemas: "ta, tá; la, lá". Tus pequeños cantos que me iluminaban, porque así eras tú, una pequeña iluminadora. Y fue ese día, el día de tu primera palabra, después de cantarte “cumpleaños feliz” y de todos los globos que solté para ti, que dijiste alto y claro: «¡papá!». Y entonces morí y nací a la vez de alegría, porque él no estaba allí; porque tu primera palabra no fui yo...
   Celebro tu vida en mis brazos y los días que juntas lloramos y reímos sobre el plato de sopa; y en el jardín de los patitos feos, junto al barco pirata y la gran ballena azul, tus manos alzadas buscando mi cara... Tu primer día de colegio y los siguientes de hospital en hospital...
   Celebro el día que juntas pintamos en las paredes de tu habitación, el mar con sus barquitos y niños felices jugando a marineros... Y cuánto te gustaba cantar y remar...
«El marinero baila,
baila, baila, baila.
El marinero baila con el dedo,
con el dedo, dedo, dedo,
así baila el marinero».
   Celebro la paz que trajiste a mi vida. Tu dulce dormir haciendo caracolillos con mi pelo.
«Estrellita dónde estás,
quiero verte titilar
en el cielo y sobre el mar
un diamante de verdad.
Estrellita dónde estás,
me pregunto qué serás».
   Celebro tu llegada a mi mundo para hacerme sentir la inmensidad de la vida. Para salvarme del frío y abrigarme con canciones de estrellas y mar. Celebro las siete letras de tu Navidad.»


Clarisa Tomás Campa. © All Rights Reserved.

Gracias, lectores.


domingo, 30 de diciembre de 2018

EN LA ESPERA

Imagen del film: Les Uns et les Autres (1981).
Obra maestra del director Claude Lelouch. Musical épico.

Je crois en moi.


VERDADES ORDINARIAS

   Queridos lectores:

   En el crepúsculo de este 2018, desde mi orilla, veo como se apaga y sin embargo, nada parece que haya cambiado con él; nada parece que pueda cambiar después de él. (Sé que esto es una percepción melancólica, propia de ver otro año alejarse y su pérdida). Pero yo tengo confianza, confío en mí. Como dijo Osho: Si no confías en ti, no podrás confiar en nada”.

   En lo personal fue un año de mucho andar de aquí para allá, maletas a cuestas, la búsqueda de un lugar llamado Hogar y que para mí y mi familia, el definitivo aún no existe.
   En lo literario no conseguí publicar apenas ningún proyecto, solo en este espacio abierto os conté algunos poemas propios, algún cuento; unas pocas historias de otras vidas y otros logros ajenos. Sí espero que esos proyectos en la espera, vean la luz en el nuevo año que vendrá. Serán varios libros: dos de poesía, otro de relatos y un cuarto que es una novela (ya escrita). También tengo previsto reeditar algunas de mis obras ya publicadas. Como veis, yo siempre a favor de mis muchos sueños...
  En lo espiritual —contradictorio, quizá—, es donde sí me he sentido como una rosa auténtica llena de confianza. Las rosas de plástico que brotaron en los devaneos, logré que no parecieran de verdad, las destruí.

   Ahora toca olvidar lo innecesario e ilusionarse con los días nuevos. Hay que volver al nacimiento, hasta llegar al punto más profundo sin condiciones y ser silencio inicial, inocencia. Volver a ser independiente y participar de la multitud, sin serlo. Y escuchar la voz propia y esperar ese futuro lleno de sol.
   Y sin pensarlo, descubro que vuelvo a la “espera”. Algo tan inherente al ser humano como las estaciones a Natura. Espera, para volver a empezar... 

   En uno de los poemas que aparecen en mi libro, Donde los puentes se alzan, hay unos versos que hablan de esa idea:

“Cuando todo termine
iré a buscarte.
Espérame con la luz encendida
y la flor de tu espera
en la boca.” (…).

   Del poema: Carta para envío urgente, página 48.

   La espera como un anhelo de ver las transformaciones del mundo, pero partiendo de nuestra propia revolución, la que nos lleve a ser alguien mejor. (No digo humano, porque siento que su significado ya es decadente). Prepararnos para saber vivir, que es vivir sin dañar.


   Al llegar a este punto del esperar, he recordado al gran poeta y novelista ruso: Konstantín Símonov (Konstantín (Kiril) Mijáilovich Símonov (Константи́н (Кири́лл) Миха́йлович Си́монов). Poeta dedicado al género bélico. Uno de sus poemas más populares es Espérame (Жди меня), que habla de un soldado que durante la guerra le pide a sus seres queridos que esperen su regreso. Un poema muy difundido por su aliento a la esperanza y que fue amuleto en los bolsillos de muchos soldados. El poema fue dedicado a su futura esposa, la actriz Valentina Serova.


  Hay una película francesa del año 1981, del director Claude Lelouch, excelente, por cierto: Les Uns et les Autres. Un musical épico (historias cruzadas de cuatro familias y sus vivencias durante la Segunda Guerra Mundial), en la que se menciona este poema en una carta que le escribe Boris Itovich (protagonista soldado) a su amada Tatiana:

"Tatiana, mi amor:
Ningún hombre que haya conocido la guerra
podrá declarar otra.
Quien la desencadena, no tiene ni amigos, ni amor.
Es su modo de vengarse de la felicidad de otros.
Al marcharme, hace un año, creí que había una explicación
para este conflicto.
Ahora, tengo la certeza de que sólo habrá perdedores.
Me sostiene el pensamiento de ese primer permiso para enero de 1943.
Espero que hayas vuelto a Stanlingrado para entonces, esa histórica ciudad, para poder abrazarte.
Siempre sueño con la hora de subir las escaleras y encontrarte junto con nuestro hijo.
El poeta Simonov está entre nosotros, acaba de escribir algo sublime...
Escucha:

Espérame

Espérame y volveré.
Espera intensamente.
Espera, cuando te invada la pena
mientras ves la lluvia caer.
Espera, mientras los vientos barran la nieve.
Espera, cuando el verano triunfe.
Y cuando los demás hayan dejado de esperar,
Olvidando el ayer.
Espera, incluso cuando de lejos
no lleguen cartas.
Espera, aún cuando todos
estén cansados ya de esperar.

Espérame y volveré.
Ignóralos si te dicen
Que es tiempo ya de olvidar.
Deja que mi hijo y mi madre,
piensen que yo ya no existo.
Cuando todos mis amigos,
cansados ya de esperar
se reúnan junto al fuego
y beban el vino amargo
a mi memoria, espera...
Espera, y no te apresures
a vaciar también tu copa.

Espérame y volveré,
desafiando todas las muertes.
Los que no me esperaban
quizá digan: «tuvo suerte».
Nunca comprenderán
que en el rigor del combate
tú, con tu espera,
me salvaste.
Mas cómo sobreviví, lo sabremos
solo nosotros dos,
—pero tú supiste esperar
como nadie esperó.

          (1941-1942)


Жди меня

Жди меня, и я вернусь.
Только очень жди,
Жди, когда наводят грусть
Желтые дожди,
Жди, когда снега метут,
Жди, когда жара,
Жди, когда других не ждут,
Позабыв вчера.
Жди, когда из дальних мест
Писем не придет,
Жди, когда уж надоест
Всем, кто вместе ждет.

Жди меня, и я вернусь,
Не желай добра
Всем, кто знает наизусть,
Что забыть пора.
Пусть поверят сын и мать
В то, что нет меня,
Пусть друзья устанут ждать,
Сядут у огня,
Выпьют горькое вино
На помин души…
Жди. И с ними заодно

Выпить не спеши.

Жди меня, и я вернусь,
Всем смертям назло.
Кто не ждал меня, тот пусть
Скажет:
Повезло.
Не понять, не ждавшим им,
Как среди огня
Ожиданием своим
Ты спасла меня.
Как я выжил, будем знать
Только мы с тобой,

Просто ты умела ждать,
Как никто другой."




   Con este poema sobre la espera del poeta Simonov, os deseo un buen final de este 2018 y que el año 2019 llegue cargado de luz, esperanza, amor. Que cada uno de vuestros sueños alcance su propósito. Que vuestra espera logre triunfos merecidos y encuentros maravillosos. Y Ojalá acaben esas guerras que ya parecen eternas... 
Os espero. Esperadme.

Clarisa T.

Et briller comme le soleil, plein de magie!
Merci à tous les lecteurs.

¡Feliz año nuevo 2019!
Bonne année 2019!
З новим роком 2019!
С новым годом 2019!
Happy New Year 2019!


Clarisa Tomás Campa. © All Rights Reserved.


martes, 11 de diciembre de 2018

DANS MA RUE

La chanteuse française ZAZ.


En el eterno presente... "Sin prisa y sin tiempo".
"Marea que al moverse parece estar dormida,
demasiado plena para hacer ruido o espuma".
Nan-ch'üan. (Tao).

Leyenda de una canción.


La canción Dans ma rue, de Édith Piaf (original), cuenta la historia de una joven que es forzada a prostituirse por su padre, ante la excusa que no les alcanza el dinero. El padre era alcohólico y estaba desempleado. Su madre era lavandera y la historia muestra una postal de las calles de Montmartre.

ZAZ, Isabelle Geffroy (su verdadero nombre) es una cantante que se formó en el conservatorio de CIAM en Bourdeaux. En 2001 comienza a cantar en la banda Fity fingers, luego con Don Diego.
Más tarde, recorrerá el País Vasco cantando en pubs. A su vuelta a Francia se presenta en cafés del centro de París. Llega a ser muy conocida en la escena de los barrios de Montmartre.
De 2007 a 2009 vive en Rusia y compone lo que será ZAZ, su primer disco. Y es al final del mismo donde encontramos la canción Dans ma rue, de Édith Piaf. Un bello homenaje a la inolvidable Môme Piaf ("pequeño gorrión") como se la denominó.

Édith Piaf, Édith Giovanna Gassion, que era su auténtico nombre, nació en el número 72 de la calle Belleville de París. Allí una placa conmemorativa dice:
"En las escaleras de esta casa nació el 19 de diciembre de 1915, en medio de la indigencia, Edith Piaf, cuya voz conmocionó más tarde al mundo".


Édith Piaf, cantante y letrista francesa, se crió lejos del lujo del que disfrutaría después en sus días de fama.
Hija de un acróbata de la calle y una cantante de cabaret, administradora de un burdel, tuvo una infancia dura. Durante sus primeros años, fue criada por su abuela paterna y más tarde se fue a vivir al burdel que su madre administraba, y a menudo se quedaba bajo el cuidado de las prostitutas.
Desde muy joven cantaba en las calles de Pigalle, Ménilmontant y en los suburbios de París.
Fue descubierta por el propietario (Louis Leplée) de un club nocturno y popular de París, que le ofreció cantar en su escenario algunas noches. 
En 1932 tuvo una hija con tan solo 16 años. La llamó Marcelle, pero la niña murió a los dos años. Su vida quedaría marcada por esta tragedia.

A mediados de la década de 1930, Édith, comenzó a ser llamada "pequeño gorrión". Su creciente fama se vio oscurecida por el asesinato de su benefactor en en 1936. Sus problemas como sospechosa se aclararon cuando se descubrió a los asesinos, una pandilla conocida de Édith durante los días en las calles parisinas.

En la época de la Segunda Guerra Mundial, Édith, ya era la cantante más importante de Francia. Cuando la guerra acabó, realizó conciertos por todo el mundo, destacándose los que ofreció en el Olympia Music Hall, en París.
Murió en octubre de 1963 a la edad de 47 años, después de luchar contra un cáncer de hígado.

En su epitafio reza una frase del Hymne à l'amour que tantas veces cantó en honor a su gran amor Marcel Cerdan (boxeador francés de origen español, con el que mantuvo un romance y que murió en trágico accidente de avión en 1949. Ella lo había conocido en un viaje a Nueva York, en 1946):"Dieu réunit ceux qui s'aiment" (Dios reúne a los que se aman).


*******************
DANS MA RUE

J'habite un coin du vieux Montmartre
Mon père rentre soûl tous les soirs
Et pour nous nourrir tous les quatre
Ma pauvre mère travaille au lavoir
Quand je suis malade, je reste à ma fenêtre
Je regarde passer les gens d'ailleurs
Quand le jour vient à disparaitre
Y a des choses qui me font un peu peur

Dans ma rue y a des gens qui se promènent
Je les entends chuchoter et dans la nuit
Quand je m'endors, bercée par une rengaine
Je suis soudain réveillée par des cris
Des coups de sifflet, des pas qui trainent
Qui vont, qui viennent
Puis le silence qui me fait froid dans tout le cœur

Dans ma rue y a des ombres qui se promènent
Et je tremble et j'ai froid et j'ai peur

Mon père m'a dit un jour : «Ma fille
Tu vas pas rester là sans fin
T'es bonne à rien, ça, c'est de famille
Faudrait voir à gagner ton pain
Les hommes te trouvent plutôt jolie
Tu n'auras qu'à partir le soir
Y a bien des femmes qui gagnent leur vie
En se baladant sur le trottoir.»

Dans ma rue y a des femmes qui se promènent
Je les entends fredonner et dans la nuit
Quand je m'endors, bercée par une rengaine
Je suis soudain réveillée par des cris
Des coups de sifflet, des pas qui trainent
Qui vont, qui viennent
Puis ce silence qui me fait froid dans tout le cœur

Dans ma rue y a des femmes qui se promènent
Et je tremble et j'ai froid et j'ai peur

Et depuis des semaines et des semaines
J'ai plus de maison, j'ai plus d'argent
Je sais pas comment les autres s'y prennent
Mais j'ai pas pu trouver de client
Je demande l'aumône aux gens qui passent
Un morceau de pain, un peu de chaleur
J'ai pourtant pas beaucoup d'audace
Maintenant c'est moi qui leur fais peur

Dans ma rue, tous les soirs je me promène
On m'entend sangloter et dans la nuit
Quand le vent jette au ciel sa rengaine
Tout mon corps est glacé par la pluie
Et j'en peux plus, j'attends qu'en fait
Que le bon Dieu vienne
Pour m'inviter à me réchauffer tout près de lui

Dans ma rue y a des anges qui m'emmènent
Pour toujours mon cauchemar est fini.



********************************
EN MI CALLE 

Vivo en la esquina del viejo Montmartre
Mi padre vuelve a casa borracho todos los días
Y para alimentarnos los cuatro
Mi pobre madre trabaja en la lavandería
Cuando estoy mala, me quedo en la ventana
Veo a la gente pasar
Cuando el día llega a desaparecer
Hay cosas que me dan un poco de miedo

En mi calle hay gente que se pasea
Yo les oigo murmurar y por la noche
Cuando me duermo, mecida por una canción
Me despiertan, de repente, gritos
Silbidos, pasos que se arrastran
Que van, que vienen
Seguidos del silencio que me hiela el corazón

En mi calle hay sombras que se pasean
Y yo tiemblo y tengo frío y miedo

Mi padre me dijo un día: “¿Hija mía
No vas a estar aquí siempre
No eres buena en nada ? eso es de familia
Tendrías que empezar a ganarte el pan
Los hombres te encuentran bastante guapa
Sólo tendrás que salir de noche
Hay muchas chicas que se ganan la vida
Paseándose por la acera?”.

En mi calle hay mujeres que se pasean
Yo las oigo tararear y por la noche
Cuando me duermo, mecida por una canción
Me despiertan de repente gritos
Silbidos, pasos que se arrastran
Que van, que vienen
Seguidos del silencio que me hiela el corazón

En mi calle hay mujeres que se pasean
Y yo tiemblo y tengo frío y miedo

Y desde hace semanas y semanas
Ya no tengo casa, ya no tengo dinero
No sé cómo lo hacen las otras
Pero yo no pude encontrar clientes
Pido limosna a la gente que pasa
Un trozo de pan, un poco de calor
Sin embargo, no soy muy audaz
Ahora soy yo la que les da miedo

Por mi calle, me paseo todas las noches
Se me oye sollozar y por la noche
Cuando el viento lanza al cielo su canción
Todo mi cuerpo se hiela por la lluvia
Y no puedo más, solo espero
A que el buen Dios venga
Para que me invite a calentarme cerca de él

En mi calle hay ángeles que me llevan...
Mi pesadilla se ha acabado para siempre.

****************************
На моей улице (Russian)

Я живу на углу старого Монмартра,
Мой отец каждый вечер заваливается домой пьяным,
А моя мать трудится прачкой,
чтоб накормить нас четверых.
Больная, я все мечтаю у окна,
глядя, как проходят незнакомые мне люди,
А когда день подходит к концу,
то многое начинает пугать меня

По моей улице прохаживаются люди,
я слышу, как они перешептываются в ночи.
Я засыпаю, убаюканная надоедливой мелодией,
а затем вскакиваю от криков.
Свист, постоянные шаги,
которые то приближаются, то удаляются-
от этого у меня холодеет на сердце

По моей улице прогуливаются тени,
А я дрожу, мне холодно, я боюсь

Однажды мой отец сказал мне:"Дочь,
ты не можешь оставаться здесь постоянно,
Ты хороша собой-это у нас семейное-
Так что сама зарабатывай на хлеб
Мужчины считают тебя красивой,
тебе нужно будет просто прогуливаться по вечерам,
Смотри, сколько женщин получают деньги,
"прогуливаясь по тротуару"

По моей улице прогуливаются женщины,
я слышу, как они напевают по ночам
Я засыпаю, убаюканная надоедливой мелодией,
а затем вскакиваю от криков.
Свист, постоянные шаги,
которые то приближаются, то удаляются-
от этого у меня холодеет на сердце

По моей улице прогуливаются женщины,
А я дрожу, мне холодно, я боюсь

Прошло несколько недель,
Теперь у меня нет ни крова, ни денег,
Не знаю, как это делают другие,
но я клиентов не нашла.
Я прошу милостыню-
кусочек хлеба, хоть немного тепла
Я совсем не наглая,
Вот только пришло время всем бояться меня...

По моей улице я прогуливаюсь,
слышно, как я рыдаю по ночам
Ветер поднимает к небу свой припев,
А все мое тело дрожит от дождя
Я так больше не могу, теперь я жду,
Когда Бог предложит мне пойти с ним,
чтобы я согрелась рядом с Ним

Ангелы ведут меня по моей улице-
Мой кошмар окончен навсегда.


******************************
ON MY STREET

I live in the corner of the old Montmartre,
My father comes home drunk every night,
And in order to feed the all four of us,
My poor mother works at the laundry.
Whenever I'm sick, I lean next my window,
Watching the people passing by to who knows where
And when the day is about to fade away,
There are some strange things that scare me a bit.

On my street, there are people strolling around,
I can hear them whisper in the night
Whenever I fall asleep, lulled by some tune,
All of the sudden I'm awakened by screams,
Whistles, and lurking footsteps,
Which come and go
Then there's a silence that makes my heart freeze all at once.

On my street, there are shadows, walking around
And I tremble, and I'm cold, and I'm afraid.

One day my father told me: "My daughter,
You will not stay here forever
You're good for nothing in this family,
So you'd better earn your bread.
Men seem to find you quite attractive,
All you have to do is leave at night
There are a lot of women who earn their living
By walking the sidewalks."

On my street, there are women strolling around,
I hear them singing and at night,
Whenever I fall asleep, lulled by some old song,
All of the sudden I'm awakened by screams,
Whistles, and lurking footsteps,
Which come and go
Then there's a silence that makes my heart freeze all at once.

On my street, there are women walking around,
And I tremble, and I'm cold, and I'm afraid.

And for weeks and weeks now,
I haven't got a home anymore, I have no money
I don't know how other girls do it,
But I couldn't find any customer.
I begged for charity,
For a piece of bread, a little warmth,
I'm not much of a bold/audacious girl
But now I'm the one who scare them.

On my street, every night, I walk around
You can hear me sobbing there, and at night,
When the wind blows its old song into the dark sky,
My body gets completely chilled by the rain,
I can't take it anymore, I wait
God to come and take me, hoping
That he will invite me to warm myself right next to Him.

On my street there are angels who guide me
My nightmare is all over now, forever!


**********************************
Merci beaucoup pour cette belle chanson, Zaz.


Clarisa Tomás Campa. © All Rights Reserved.


Merci, lecteur.
Que le soleil brille pour vous.