martes, 21 de abril de 2015

ESENCIA

Óleo del pintor realista  Xie Chuyu (谢 楚 余) 
A él...
Todos saben que el rumor del agua
es una canción desnuda,
una entre tantas
que precisa
 un beso...


Terminarás como yo
sobre la orilla del mar,
esperando ser vuelo en la onda,
un canto, simplemente.
Y descubrirás como yo
que el mundo cabe en las manos,
la libertad en un suspiro.
Como yo, que descubrí
el amor más grande
en un pequeño beso.
Tú sabes de qué hablo,
sabemos que él existe...

Y el reloj de la tarde
que ya no cuenta flores,
margaritas sin horas,
violetas de un día...
Contemplo los granos de arena
con sus pequeñas bocas,
me adentro en el hueco de una concha,
la espuma nos ahoga en su arcoíris...
El latir de un corazón velero
remueve el silencio, da vueltas...
Como tú, que solo giras
sobre la sombra de un tiempo helado.

¿Qué ardid inventarán tus ojos
cuando acabe la luz y seas memoria?.

Y tú en el sur
de una tierra lacrada.
Y yo en la orilla
donde el jazmín es sal...
Y descubrirás que un día,
es una vida sin preámbulo,
que “todo” se viste de “nada”,
epílogo nefasto sobre tu piel.
Terminarás como yo,
amando sobre el viento, más libre...

Buscando un remolino
de amor oxígeno,
respirando en él la verdad naciente,
encaramados a él.
En él, germen de esencia
de ingrávido perfume,
de encuentros diminutos sin recelos...
Lumínico sosiego
donde gira la calma y nace una leyenda...
En él, que gravita en el sentir de un beso.


Poema del libro (inédito): "Donde el maizal florece", por Clarisa Tomás.