lunes, 24 de octubre de 2016

DESDE EL CAMPO DE REFUGIADOS

Imagen: "Éxodo", de Raquel Forner. Pintora, escultora y profesora de dibujo argentina, (1902-1988). Pintura neofigurativa.

"El infierno de los vivos no es algo por venir;
hay uno, el que ya existe aquí,
el infierno que habitamos todos los días,
que formamos estando juntos".
Brigitte Vasallo.

Y pude ver desde allí
las lunas de Júpiter enternecidas,
una tras otra en su apogeo
menguaban en la bóveda.
Nada es más verso
que una luna menguante
sobre el cerco del alma,
– decía el viejo sin nombre –
desquiciado en su exilio.
Adiviné tu rostro, ¡madre!,
agazapado en las ruinas,
y eras ya un misterio
palpando su haz.

Y descubrí los parpadeos
errantes de otros ojos velados
en el índigo iris lunar,
esperando el inicio de algún asilo.
¡Oh, lugares hostiles,
abrid vuestros brazos!
Porque nada queda aleatorio
bajo el ámbar del cosmos,
porque nada se oculta
salvo a quien no quiere ver.
Y pude ver desde allí
un nenúfar radiante,
atravesando ríos caudalosos
nacidos de los dedos creadores.
A él le consagro mi voz
sin palabras,
a él, que ilumina en mi esquina,
en mi cárcel destino.

Lejos, bajo cúspides de humo,
sumidos en sus dogmas estériles,
los pequeños dioses
agachaban la cabeza.
En sus entrañas vi el estupor
vomitando calumnias,
y el herraje del tiempo
decapitó sus huellas, las quemó.
Y pude ver desde allí
los residuos del mundo
apilados en sus cárcavas fúnebres,
en la extrema negrura insalvable...

Estremecedor era el reguero
de lunas sangrantes
sobre los mares y las alambradas.
Aterradora era la brecha
que los hombres abrieron
sobre la faz de un tenue planeta.
Escalofriante el regreso
a la jaula bajo el fondo del hielo.


Poema del libro (inédito) "Memoria refugiada", por: Clarisa Tomás.

Buscando significados.
Porque a veces tengo la sensación de que la historia se repite...
Cada vez menos, comprendo la ruta del hombre sobre la tierra. Desde sus orígenes, los hombres la habitan y andan por ella. Aquí y Allá no les pertenece, todos llegan desde un lugar ignorado y se van con la muerte, quizá, con la misma ignorancia que llegaron. La casa de los hombre es la tierra entera, por esto no comprendo ese “afán” de algunos hombres por adueñarse de lo que no les pertenece y empeñarse en construir fronteras muros. Se adueñan de los animales, de la naturaleza, de otros hombres, de los lugares... Los hombres, a estas alturas de la historia, sólo demuestran su envilecimiento hipócrita y cruel. ¿Qué han hecho los hombres, sino invadir, invadir, invadir el refugio de otros?

Unos pocos gobiernan sobre el resto, les obligan a consumir y les disfrazan los beneficios comunes en derechos que jamás llegan. Los hombres poderosos, sólo aplican para sí las ventajas de la globalización; sobre los desposeídos, siempre la mano dura y la usurpación y si cabe, tirarlos al mar y no dejarles ni un rincón donde vivir. El derecho a vivir ¿dónde está? Lo buscan los animales, los árboles, los ríos; los niños, las mujeres, los indefensos, los hambrientos, los perseguidos, los diferentes... Los refugiados.

Los hombres son débiles, están llenos de miedo y no saben compartir; no comprenden qué es la vida y para qué sirve; tampoco tienen idea de qué es el Amor. El que se escribe con mayúsculas y del que se habla mucho y hay poco ejemplo. El amor más allá de la palabra...

Y yo me pregunto: ¿qué es un “refugiado”, para que los hombres le tengan tanto miedo? ¿No somos todos los vivos, refugiados? ¿Qué daño hace un refugiado? No quiero dejarme invadir por la afectación pero, refugiada me siento en todas partes.

Creo que la respuesta es: ¡Miedo!. El miedo acompleja a los hombres.
Es el miedo el que les hace robar y guardar lo robado en paraísos fiscales; el que les hace maltratar a todo lo vivo; el miedo les hace invadir y matar, sembrar guerras donde antes había girasoles.
El miedo a sentirse insignificantes por completo. ¿El miedo a convertirse en Refugio Humano?


Gracias a todos los que luchan por los DDHH, los Derechos de los animales y la naturaleza, y acuden con sus ganas cada día y salvan vidas. Gracias por su Humana meta. 

https://www.youtube.com/watch?v=IPYHy8k9Z34

6 comentarios:

  1. Buenas tardes, Clarisa:
    Y acierta en esa sensación: la Historia se repite y sus abusos siempre los sufrimos los mismos, los humildes.
    Y lo más triste es que esta redoma eterna tiene un fácil desenlace: quitarnos las orejeras y mirar a nuestro alrededor con curiosidad, no con los recelos aprendidos. ¿Si de niños jugamos con los extraños, por qué al crecer los rechazamos con sólo saber su origen?
    Creo que como bien escribes, ese rechazo se basa en el miedo, en la eterna desconfianza al diferente (condición que muchas veces tiene un mero acicate económico) Cuando todos somos diferentes a ojos de los prejuicios ajenos.
    Por suerte, actos tan sencillos como el leer y comprender nos pueden ayudar a recordar que, dada nuestra condición humana, existen múltiples realidades socio-culturales y que, salvo las dictatoriales, cada una de esas realidades son tan respetables como la nuestra.
    Por suerte, hay personas como tú que sentís como propio el dolor ajeno y los ponéis en palabras que nos llegan a todos. Y entre todos los humildes podemos hacer más que ese puñado de poderosos que permitimos que nos controlen. Tras leer textos como tu poema y tu reflexión, tenemos la suerte de poder reaccionar y dejar atrás ese desprecio aprendido.
    Gracias por dar refugio a la esperanza, Clarisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Presumo que la vida puede ser un puente, un corto o largo recorrido, un aprender a ver las señales... Ésas que van formando nuestro fondo, nuestra pieza del puzzle, nuestro trozo del lienzo. Y nos hacemos parte de un trozo de tiempo, de un instante donde el aire insufla nuestro aliento, nuestra carga de vida, nuestras hojas desprendidas como las estaciones. Encontrar la mirada que nos ve desde lejos, el trozo de camino donde nos hacemos compañeros de viaje, las palabras que nos llegan como luz ambarina en el atardecer, para soñar a nuestro lado, como sueñan las fuentes con el fluir constante, para ser siempre vida en movimiento, sorbo y paz.
      Gracias, compañero de palabras, siempre te encuentro en este puente, siempre en este lado donde andamos los que no sabemos ser sin ellas: las palabras que nos dan la vida.
      Buen fin de semana, Nino. ¡Salud!

      Eliminar
  2. Olá Clarisa.
    Gostei muito desta tua postagem. O poema, do teu livro inédito, "Memoria refugiada", é belíssimo, e, para completar essa boa qualidade, editas o texto "Buscando significados".
    Parabéns. Sucesso com o seu livro.
    Abraço.
    Pedro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obrigado, Pedro, por palavras tão bonitas.
      Agradeço a sua gentileza.
      Parabéns.

      Eliminar
  3. es un poema estupendo, me había olvidado ya de tus momentos estelares y de tus bellas imágenes. también he leído el poema de Rimbaud, sé q es un poeta difícil, pero este poema me ha encantado. yo también estoy colgando poemas de otros en mi blog, todo suma, mañana cuelgo dos poemas de Vallejo, uno en verso y otro en prosa. un besazo, disfruta de la vida y del acto de escribir, te sigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Alex.
      Sí todo suma, realmente esto de escribir, además de vocación, también es aprendizaje, siempre se aprende de otros, no la forma o el modo, sino el aliento, la idea de comprender que todo es sentimiento que trasciende.
      Buen fin de semana. Salud¡

      Eliminar