lunes, 16 de noviembre de 2020

EL DIOS DEL MÁSTIL

 

Montaña de perros de Elena Barón (2013). (Admirable artista. Gracias)

https://www.singulart.com/fr/artiste/elena-bar%C3%B3n-4587

Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.

El dios del mástil

Abro la puerta,

   dejo entrar un mañana

      muerto de miedo.

Al ayer lo despido sin lágrimas.

   No quedan mares que despedir,

      me acurruco en la sombra de la ola.


No hay memoria en las calles,

   las casas sin tejados enseñan

      sus desnudos interiores,

         ni una silla, ni una mesa,

ni una luz encendida;

   la sopa está sin plato, las sábanas

      por el suelo se desploman.

Hoy el sol se ha tapado la cara

   y creo que de vergüenza.


Algunos caminantes, desorientados,

   cruzan el puente donde termina la ciudad.

Desde mi ventana de verde ojera

   los veo desaparecer en el escalofrío.

Allá, junto al mástil blanco de la montaña,

   un perro duerme a los pies de dios.


Son dos iguales 

   dándose calor y abrazos tiernos.

Dos amigos que comparten

   un plato de sopa y se cuentan desdichas.


Dios le cuenta a Perro sus arenas

   de millones de fuegos y astillas.

Los mares que tuvo que andar

   para salvar su último barco.

Perro, dulcemente, con su lengua inmaculada

   le lame los hilillos de sangre

      que resbalan de una espina de su pelo.


Los veo cómo se abrazan,

   mi solo corazón vuelve a navegar

      entre los peces victoriosos.


Salta una chispa alegre

   entre mis dientes y mis huesos,

      es un colibrí recién nacido,

         mientras suena el silbido de la ardiente tetera.


En mis paredes, los ojos de Vida se entreabren...

   Pestañean de nuevo, como si tuvieran

      su vital impulso primario por diadema.


Me alegro de ver lo que veo

   en mi mar de ausencias infinitas,

      tan culpables, tan anchas, tan viejas.

La montaña despliega su vela en las alturas,

   un soplo de eternidad emerge

      sobre las cabezas grises.

Junto al escaso aire que me sostiene,

   un cachorro velero revolotea y quiere andar.


¡Qué bien! le digo al ojo del rincón

   donde duerme la noche y la tormenta—:

      ¡Dios no está solo! ¡No estará solo!


*****************

Clarisa Tomás Campa.  © All Rights Reserved.


Gracias, lectores. 🙏
Merci beaucoup à tous!

Queridos amigos, lectores:

Seguimos en pausa forzosa, pero es un tiempo valioso para mirarse, para alegrarse, para reconocerse. Yo, me miro en las palabras escritas, me alegro de reconocer su belleza, me reconozco en ellas como en el pecho de la madre; como en los ojos del padre. Quizá es lo más valioso para mí en este tiempo, porque creo que hay que detenerse a veces para no perderse los detalles de la Vida. 

Y puede que yo, como escribía Aleixandre: "Escribo acaso para los que no me leen". Pero esto de escribir me da felicidad. Con todo mi cariño. ✍📚🌹😷🤗🙋‍♀️Bonheur et santé à tous! Merci à mes amis lecteurs!

20 comentarios:

  1. Cuánto de espiritual tienen estos versos, capaces, en esa figura del perro y Dios dialogantes, exhibiendo sus dolores y desdichas, de sentir lo humano. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carlos. La poesía es así, un lugar de encuentros...
      Abrazos, estimado lector.🤗🙏📚

      Eliminar
  2. Interesante tu mirada hacia un dialogo particular, Dios no está solo y nosotros tampoco. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ester. Así parece a veces...
      Mágicos abrazos virtuales para ti. 🤗🌹🙋‍♀️

      Eliminar
  3. Ni dios, ni la montaña, ni el perro, ni tú estáis solos, aunque escribas para los que no te lean, lo haces tan bonito, que lo acabarán haciendo. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre las palabras de tu comentario ilusionante, me pareció ver unos pies conocidos... Gracias por ser tan genial, Xan. Me dan ganas de creerte!
      Abrazos.🤗😘

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias, Teresa, por leer. Por animar esta orilla.
      Besos.🌹🙋‍♀️

      Eliminar
  5. Clarisa, en tu poema frente al vacío y la destrucción, la figura de Dios y el perro, unidos, acompañándose en la desdicha, es todo un símbolo de empatía, comprensión y presencia.El hombre ha abandonado a Dios, pero Dios no está sólo y sigue siendo hombre dolorido. Habla tu alma en el poema, se convierte en colibrí, augurándote esperanza y fortaleza, amiga. Nos dejas una realidad humana y material que duele y a la vez otra realidad espiritual, que está ahí cubriendo el mundo con su manto. Mi felicitación por tu creatividad, que sobrevuela como el águila y nos deja un horizonte de luz y esperanza.
    Mi abrazo dorado y rojizo, entrañablemente otoñal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mª Jesús, por tan precioso comentario y estar ahí, con tu amable lectura. Siempre es un honor para mí tu complicidad lectora.
      Abrazos. 🤗🙋‍♀️

      Eliminar
  6. Clarisa, gracias por asomarte y comentar en mi blog, como tu soy un lector empedernido aunque la poesía no es uno de mis temas preferidos, aunque tengo mis poetas como mi paisano Federico García Lorca o Antonio Machado.
    A la frase de Aleixandre yo le quito el acaso y diría que escribo para mi, si me leen bien, si no, igual de bien.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ha sido un placer que repetiré, Emilio. He visto que escribes y aportas entradas interesantes en tu estupendo blog. Y tienes razón, uno/a escribe para sí mismo/a, pero siempre surge esa ingenua pregunta ¿Y si me leyeran? Algo; mucho... Supongo que aún no llegué al Nirvana y me he desprendido de todos los apegos...
      Gracias por comentar y leer en esta orilla, siempre literaria; siempre amiga.
      Saludos.🙋‍♀️📚✍

      Eliminar
  7. Unos versos muy espirituales con una magia única que desprende belleza.
    Muy linda tu sensibilidad.
    Hola Clarisa gracias por tu comentario y paso por mi blog, también me gusta el tuyo, ya te sigo y también volveré, un abrazo y se feliz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por tu bonito comentario y por tus bonitas palabras. Me das ánimo, Jorge.
      Abrazos y alegrías para ti.

      Eliminar
  8. Tu fe y esperanza impregna cada letra de tu bello poema.
    Agradezco tu comentario en mi espacio ya que, gracias a él, me he permitido conocer el tuyo.
    Aunque llevo muchos meses que no publico, nunca he dejado de contestar a todo aquél que arriba a mi blog, tú no podías ser una excepción.
    Aprovecho para saludarte y enviarte mis cariños en un abrazo.
    Kasioles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Kasioles. La verdad es que desde hace tiempo sigo tu blog y a veces te leo, pero nunca había comentado. Me llegó al alma ese pequeño homenaje tan sentido.
      Gracias a ti, por el detalle de venir y comentar; por ese abrazo virtual.
      Te envío otro, con cariño. Que sigas bien! 🤗🌹🙋‍♀️

      Eliminar
  9. Vengo a dejar mi agradecimiento por tu amable visita.
    Me alegra haber llegado hasta aquí y disfrutar de tus letras bellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Unas letras que llegan al alma,
    nunca hay que perder la Fe ni las
    esperanzas, me agrado mucho visitarte.

    Besitos dulces

    Siby

    ResponderEliminar
  11. ¡Holaa Clarisa!
    Qué poema tan bello amiga, bello, sentido, profundo que me llega al alma. Un poema que invita a reflexionar plenamente. expresas claramente todo el drama que vivimos, todos, o la mayoría, vemos con espanto lo mal que lo están pasado más de media humanidad, escapando del horror de las guerras, de dictaduras, de miserias, de abusos de pandemia. Buscando un mundo mejor, aunque muchos dejen sus vidas en la cruel travesía. Creo que todo pasa por la mala gestión del hombre sin escrúpulos ni carazón.
    ¡Como que escribes para ti! Tus letras llegan a los corazones grandes y sensibles, si alguien no las lee, es que no sabe lo que se pierde, amiga, Clarisa, Poeta Grande.
    Quiero decirte que estoy releyendo de nuevo tus libros, porque no retengo lo que leo, entonces decidí empezar de nuevo.
    Después de tantos
    Deslumbres, ciego has quedado,
    El viento susurra lejos
    Entre las acacias, desgarra
    Los cantos negros… La piedra calla.
    Atalaya que ha resistido fuego y escarcha
    ¿Quién mediría la hondura de tu caída?
    Se lleva tu palco la mugre termal oscuro,
    Los vitrales serpentinos,
    Tu ruta envuelta en los ocres,
    Tu piel molida. –
    Por aquí estoy releyendo. Mil gracias, amiga.
    Un abrazo apretadito y bendiciones que te acompañen allí don quiera que vayas.


    ResponderEliminar
  12. Uau! Muito bom. Gostei
    de mais.
    Um beijo, poeta.

    ResponderEliminar