viernes, 23 de febrero de 2018

BAILA PARA MÍ CUANDO TE ALEJES

Imagen del film "Gone With the Wind", de Victor Fleming (1939).
Vivien Leigh y Clark Gable.
Basado en la novela homónima de Margaret Mitchell.
..........



Que me lleve tu danzar en el recuerdo,
tu figura bajo luces
que se alejan, que no vuelven...
Tu cadencia enlazada a mis temores...
Porque ya nunca seremos tan inmensos,
ni más libres,
ni más bellos.
Los azures van cambiando a los violetas,
absortos en corrientes que se extreman.
Y rodará una herida de su cima
y quedará atrapada en lo insensible,
pálida de besos incurables.
Discurren hoy los cielos
desgreñados,
mi corazón converge en una espina,
dolido,
mientras todo se deshace
y cae la sombra cuajada de universos
derrumbados, inhóspitos,
deformes.
Avalancha de abrazos que caerán repentinos
detrás de la huella de nuestro baile...
Y de nuevo las hojas inundarán septiembre
con su rostro amarillo,
con su ébano fúnebre,
morirán encogidas
sin perfume de alientos,
sin canciones de amor...
Y tu y yo, amor sin fe,
quedaremos abiertos al dolor de los astros,
confinados al tiempo que la noche no duerme,
desnudos de amor sobre el lívido otoño.
Heridos hasta el tuétano,
sin timbal de huesos,
sin compás en los pies...
Presos para siempre del primer beso
que danzará solitario,
que acabará en el humo...
El ayer desnutrido sin amparo de lunas,
en imprecisos límites
nuestra historia sin rumbo.
La razón, la armonía,
la belleza, el anhelo,
se dolerán callados
esperando el regreso.
Morirán nuestras alas nocturnas,
no bailaremos más días...
Y el danzar tuyo y mío, en las valvas marinas
soñará con su eterno.
Tenderemos al viento las palabras no dichas,
reproches innombrables,
los susurros del alma.
La fragancia escrita en la piel del deseo
de lámparas agónicas que parpadean finales.
Y al darnos la espalda y decirnos adiós,
volveré sin querer y tocaré tu boca,
y sin querer, mis dedos,
rizarán caracolillos en tu pelo...
Te hundirás en mis ojos,
me perderé en tu silencio...
Caerá tu mirada en mi blanco vestido,
desgarrará un violín su garganta a lo lejos—,
y tú dejarás escapar un suspiro...
Y volverán las hojas en sus remolinos
a ocupar los rincones,
a llorar lo perdido.
Y el amor tuyo y mío, brevemente bailado,
se alejará sin guerras
inconcluso en su amargo.
Desterrado de ti,
desprendido de mí,
oculto del camino, ajeno a los diluvios,
lo cubrirá una piedra,
se dormirá en el frío.

..........


Clarisa Tomás Campa. © All Rights Reserved.

Gracias, lector.

14 comentarios:

  1. Buenas tardes, Clarisa:
    Mi más sincera felicitación por lo grácil de tu poema, acompasado a los ritmos de un sentimiento lector que mantiene un pie atrás en el recuerdo, acerca la cintura a la altura del presente y con una mano acaricia el futuro.
    Mientras te leía recordé bailes que precedieron a despedidas. Mientras te escribo doy la bienvenida a sensaciones gratas que hacen bailar mi ánimo. Cuando te relea, sentiré que mis pies siguen ingrávidos la danza entre la vida y la muerte. Danza que. pese a no siempre se hace eco de música alegre, deseo poder seguir bailando hasta que el viento del olvido me lleve a la tierra donde me recuerdan mis ancestros.
    Mientras te leo, Clarisa, me juro que nunca volveré a pasar hambre de bailar, de vivir, de hacer de cada experiencia un recuerdo grato.
    Gracias por compartir este baile, Clarisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nino. Perdona el retraso en contestarte. (No puedo estar mucho por aquí).
      Como a ti, me gusta la música. Ella hace que todo "suene" mejor. Bailar es algo incluso recomendable para la salud (pienso).
      Gracias por tus palabras y el "cómplice" baile.
      Abrazos, estimado compañero. ¡Salud!

      Eliminar
    2. No tengo nada que perdonarte, Clarisa, y sí mucho que agradecerte.
      Espero que estéis bien.
      Un abrazo cálido, compañera.

      Eliminar
  2. Admirada Clarisa, tu poema es extraordinariamente vivo de nostalgias, bello de dolores, evocador de un amor que fue y ya no es, como en la canción que que dice "te digo adiós si acaso te quiero todavía, no sé si me quiste pero te digo adiós...", pero quedan los recuerdos danzando el gemir de un violín lejano, mientras el silencio acompaña una separación sin guerras, sin asomos de odio.
    Tu poema, querida Poeta, me ha atrapado y me ha estremecido...de alguna manera me ha traído a la memoria el poema de Pablo Neruda "No hay olvido":

    Si me preguntáis en dónde he estado
    debo decir "Sucede".
    Debo de hablar del suelo que oscurecen las piedras,
    del río que durando se destruye:
    no sé sino las cosas que los pájaros pierden,
    el mar dejado atrás, o mi hermana llorando.
    Por qué tantas regiones, por qué un día
    se junta con un día? Por qué una negra noche
    se acumula en la boca? Por qué muertos?

    Si me preguntáis de dónde vengo tengo que conversar con
    cosas rotas,
    con utensilios demasiado amargos,
    con grandes bestias a menudo podridas
    y con mi acongojado corazón.

    No son recuerdos los que se han cruzado
    ni es la paloma amarillenta que duerme en el olvido,
    sino caras con lágrimas,
    dedos en la garganta,
    y lo que se desploma de las hojas:
    la oscuridad de un día transcurrido,
    de un día alimentado con nuestra triste sangre.

    He aquí violetas, golondrinas,
    todo cuanto nos gusta y aparece
    en las dulces tarjetas de larga cola
    por donde se pasean el tiempo y la dulzura.
    Pero no penetremos más allá de esos dientes,
    no mordamos las cáscaras que el silencio acumula,
    porque no sé qué contestar:
    hay tantos muertos,
    y tantos malecones que el sol rojo partía,
    y tantas cabezas que golpean los buques,
    y tantas manos que han encerrado besos,
    y tantas cosas que quiero olvidar.

    Qué gusto, y de los mejores, me da leerte.

    Te dejo un beso y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, estimado poeta. El poema de Neruda es un bálsamo para los sentidos. Y es cierto, cuando se ha amado, nunca se olvida. el amor sentido forma parte en nuestra corteza y ahí quedará mientras ella no se diluya en el tiempo...
      Te deseo una feliz semana.
      Abrazos!

      Eliminar
  3. Un poema que parece estar bailando, con mucho movimiento
    Felicitaciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Frodo. Sí, la danza me fluye en las venas... Será que "soy negra por dentro"... Es importante no perder el ritmo, incluso cuando cuando todo se aleja.
      Saludos! Buena semana para ti.

      Eliminar
  4. Olá, lindo poema, as palavras de amor apaixonadas, dançam sem parar, é lindo.
    Continuação de feliz semana,
    AG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Antonio.
      Abrazos y feliz semana también para ti.

      Eliminar
  5. Hermoso poema recordando al amor que ya no volvera, pero que fue magico. Es un poema que va creciendo segun se lee y con mucho semtimiento, como tu sabes hacerlo. Besos amiga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Abrazos, estimada Alicia.
      Siempre me lees bien. Salud!

      Eliminar
  6. CReo que de películas memorables, Lo que el viento se llevó, con la pareja incomparable de Vivien Leigh y Clark Gable. Y que te sirve de estímulo para escribir un poema avivado por la danza como costura del recuerdo.
    Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Carlos, gracias por leerme de tan buen grado. Bonitas palabras. Me encanta el símil que utilizas.
      Abrazos!

      Eliminar