viernes, 6 de julio de 2018

INDIFERENCIA




"Perdidos ya, sin mástiles, ni islas paradisíacas...
¡Mas oye, oh corazón, el canto marinero!"

"Perdus, sans mâts, ni fertiles îlots...
Mais, ô mon coeur, entends le chant des matelots!"
Stéphane Mallarmé.



Nuestras almas fueron olvidadas
como polvo en la distancia,
como el sueño que jamás arriba.
Y fue la bestia con su ardor de fauces
puesta en las puertas,
para esconder todos los soles,
para cerrar todas las alas.
¡Y el mundo tuvo un placer infinito!
Porque en los cielos
ya las aves no hacían ruido,
porque en el mar,
la luz se hizo una grieta.
Boca grande, ¡oscura boca!,
donde acabaron engullidos
los pequeños amores embrionarios,
las flamantes inocencias
y las rosas.
Y los minúsculos dolores de la vida,
y la ternura en su raíz,
y el color nuevo.
Nuestras almas
fueron volcadas al olvido,
y el feroz bestial —de humano elenco—
reventó en las venas del aire,
sangriento, aterrador,
árido de amor fue decayendo,
mordiendo cada intento de pureza.
Y quedaron inútiles las tardes.


Clarisa Tomás Campa. © All Rights Reserved.

Gracias, lector.

Porque no queremos convertirnos en sombras. Quizá el mañana nos regale algún beso, o una última palabra amiga... Versos.

Feliz tiempo, amigos. 
Os animo a leer. Leed en voz baja escuchando los sonidos de la tierra y los de vuestro corazón.

Je vous encourage à lire à voix basse.
Lisez à voix basse en écoutant les sons de la terre et ceux-là de votre coeur.
Un bonheur vous a désirés!





12 comentarios:

  1. Olá, Clarisa, gostei muito desse belíssimo poema! Parabéns.
    Um bom final de semana.
    Um abraço
    Pedro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Obrigado, querido Pedro. Dia bom durante você e tempo feliz. Saudações.

      Eliminar
  2. Buenas tardes, Clarisa:
    Tus textos son siempre una incitación a la relectura, a retomar tus palabras y a recrear las sensaciones que despiertan. El ánimo lector depende de un buen estímulo, buena es nuestra suerte al contar contigo.
    Leerte me hace bien. Evita que me asiente en la indiferencia hacia el sentir de los demás.

    Como bien sabes, en estos días estoy buscando el olvido de quien fui. Confío en que la desmemoria me permita volver a escribir sin la noción de ser un eco de lo ya escrito. Te leo y admiro tu naturalidad. Mientras que yo necesito el artificio de inventarme “palabros”, tú usas palabras comunes y les das una intensidad propia.
    Me quedo en estas tardes útiles para sentir y comprender.
    Me quedo leyéndote, Clarisa.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Nino, por tu acercamiento. ¡Suerte la mía! Que tengo la inmensa suerte de contar contigo, como lector, escritor, amigo...
      Todos llevamos dentro "un olvido necesario", también un "reencuentro"; porque somos tiempo, mientras éste nos pasa y hemos de reescribirnos muchas veces. Si fuésemos árboles y nuestra raíz fija al suelo, sólo estaríamos ahí bajo el impulso de cada estación, afrontando el reto vital. Pero nosotros somos todas las estaciones. Nosotros nos podemos despegar de la tierra, ir y volver; o quedarnos lejos de lo conocido y ser mirada nueva. Y tú, puedes ser el mismo de ayer y otro de hoy. Pero siempre serás un impulso de Nino Ortea, y nos encantará leer tus historias, desde cualquier ángulo en donde escribas.
      Como dijo George Orwell: "Lo importante no es mantenerse vivo sino mantenerse humano".
      Espero leerte de nuevo. Te sigo releyendo... Y siempre encuentro "palabros" tuyos que me abren a nuevos significados humanos.
      Realmente admiro tu genialidad inventiva y creativa.
      Feliz domingo, amigo. Celestes ilusiones...

      Eliminar
    2. Muy feliz domingo, mejor lunes, arrebatador martes...
      Os deseo lo mejor a ti y a los tuyos, clarisa.

      Eliminar
    3. Nous dansons sur le vent et nous nous permettons de porter, comme un oiseau dans le matin, buvons le jour avec les ailes... Les Embrassades mon ami.

      Eliminar
  3. Excelente Clarisa.
    Sentí la marginalidad en esos versos sobre indiferencias y olvidados
    Siempre hay que leer, no se puede vivir desconectado de las palabras que otros han dejado como huellas, guías para saber por donde andar, y por dónde uno puede encontrar una veta de felicidad.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Frodo. Tienes razón. Estamos unidos por las palabras ¿Como podríamos cortar ese lazo sin desaparecer un poco de nosotros mismos? Leer a otros nos eleva, nos lleva lejos; nos une al tiempo de todas las cosas. Cierto.
      Recuerdo unos versos "románticos" de Espronceda que mi padre me recitaba cuando era niña, en días de "ánimos caídos"... Lecturas que dan felicidad, en cualquier tiempo. (El grupo de rock "Mago de Oz", hizo una estupenda canción con esta letra y ya ves, de allá por 1808-1842).

      "Con diez cañones por banda,
      Viento en popa, a toda vela,
      No corta el mar, sino vuela
      Un velero bergantín:
      Bajel pirata que llaman
      Por su bravura el Temido,
      En todo el mar conocido
      Del uno al otro confín.
      La luna en el mar rïela,
      En la lona gime el viento,
      Y alza en blando movimiento
      Olas de plata y azul;
      Y ve el capitán pirata,
      Cantando alegre en la popa,
      Asia a un lado, a otro Europa,
      Y allá a su frente Estambul
      «Navega, velero mío,
      Sin temor,
      Que ni enemigo navío,
      Ni tormenta, ni bonanza
      Tu rumbo a torcer alcanza,
      Ni a sujetar tu valor.
      »Veinte presas
      Hemos hecho
      A despecho
      Del inglés,
      Y han rendido
      Sus pendones
      Cien naciones
      A mis pies.
      »Que es mi barco mi tesoro,
      Que es mi Dios la libertad,
      Mi ley, la fuerza y el viento,
      Mi única patria la mar."

      Abrazos, amigo.

      Eliminar
  4. Unos versos donde se siente muy bien la monstruosidad de la indiferencia.
    Saludos amiga Clarisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, estimado Eric.
      Abrazos desde nuestra orilla común.

      Eliminar
  5. Gran escrito amiga. Ojalá no nos convirtamos en sombras sino en soles. Un abrazo poeta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Alicia. Por tu compañía lectora, por todo lo bueno que me aportas.
      Abrazos!

      Eliminar